Por ahora YCRT solo retrotrajo despidos por casos excepcionales

Mientras el yacimiento minero de Río Turbio continuaba ayer tomado por trabajadores de YCRT ante los masivos despidos, la intervención de la empresa solo accedió a dejar sin efecto aquellos casos que consideraba "excepcionales". También confirmó que las negociaciones con dirigentes que conforman la Intersindical de la Cuenca se reanudarán el martes en Buenos Aires, pero el interventor Omar Zeidan advirtió literalmente que no aceptará imposiciones.

Caleta Olivia (agencia)

Voceros gremiales indicaron que los telegramas de cesantía que Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) comenzó a remitir en las últimas semanas bajo el argumento de reestructuración empresaria, alcanzan a unos 500 trabajadores.

En la mayoría de los casos se trata de mineros que residen en Río Turbio y 28 de Noviembre y a ellos se suman los que cumplen funciones en Río Gallegos y en complejo ferroportuario de Punta Loyola.

Por ahora, de acuerdo a un comunicado emitido el viernes por el coordinador general de la empresa, Sergio Lumacchi, las cesantías que quedan sin efecto son por casos “excepcionales”. Hizo puntual referencia a quienes tienen tutela sindical, carpetas médicas y a aquellos que aceptaron adherirse al programa de retiros voluntarios.

La Intersindical también aportó su propuesta para destrabar el conflicto teniendo como premisa “la reincorporación inmediata de los compañeros que fueron notificados por carta documento y telegrama”.

En tal sentido exige que se ponga en marcha la Mega Usina de Río Turbio proyectada para para generar una potencia de 240 megavatios y que incremente la extracción de carbón para utilizarlo en ese complejo industrial y también para venderlo a Chile.

La dirigencia gremial asegura que produciendo 70 mil toneladas anuales ingresarán 2.000 millones de pesos para la empresa, con lo cual no sólo se saldará el déficit de $1.353 millones, sino que también se logrará un superávit.

“NO DEBEN VERNOS COMO SUS ENEMIGOS”

El interventor Omar Zeidán procura disminuir el enfrentamiento con los trabajadores y busca achicar la brecha a través de las negociaciones que se reanudarán el martes en Buenos Aires con representantes gremiales.

En tal sentido el viernes dijo: “la búsqueda de una solución es un esfuerzo permanente de la Intervención y los gremios deben entender que no estamos en contra de ellos sino, con ellos. Estamos a la par y no deben vernos como sus enemigos”.

“Nuestro objetivo es hacer viable, productiva y competitiva a YCRT, insertarla en el mundo del trabajo y sacarla de la inac-tividad y el sobredimensionamiento. Que deje de ser una carga para el erario público y que se transforme en una solución para los planes energéticos del país”, puntualizó.

CON ADVERTENCIAS

Sus declaraciones reproducidas por el departamento de comunicaciones de la empresa resultan ambiguas porque también sostuvo: “habría que ver si los que se sientan día a día en la mesa de acuerdos quieren lo mismo, o solo transformarse en gente que viene a romper”,

Por esa razón, advirtió: “no podemos sentarnos en una mesa de negociación pretendiendo que todo va a ser conquista de un solo sector. Si esto es así no hay negociación, hay imposición”.

Remarcó: “como interventor he tomado la decisión de hacerme cargo y sentarme en la mesa con los gremios. Discutiremos todo lo que sea necesario, pero nadie podrá decir que Omar Zeidán rehuyó a dar esa discusión”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico