Por el cierre de la empresa Lufkin 75 operarios se quedarán sin trabajo

La Unión de Obreros Metalúrgicos y las autoridades de la empresa Lufkin acordaron ayer que cada trabajador despedido recibirá el 100% de su indemnización, más un 25% adicional y el pago de su obra social prepaga por seis meses. También se logró reubicar a casi 40 obreros en otra planta de la compañía y se trabaja para reinsertar a otros 10 trabajadores en una empresa tercerizada. En tanto, la Planta de Reparaciones seguirá funcionando con 25 operarios en el mantenimiento de equipos petroleros de bombeo.

La empresa Lufkin cerró sus puertas el viernes, luego de dos años de crisis, dejando a 144 trabajadores en la calle. En primer término, la compañía informó que solo pagaría el 50% de las indemnizaciones ya que no contaba con los fondos suficientes para afrontar la deuda con los obreros. Sin embargo, luego de gestiones se pudo alcanzar un acuerdo para que los trabajadores cobren la totalidad de sus liquidaciones y algunos sean reubicados.

Ayer hubo una mesa de negociación entre la compañía y la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM) donde se acordó que la empresa pague el 100% de las indemnizaciones de cada uno de los trabajadores despedidos, más un 25% adicional y el pago de la cobertura de la medicina prepaga por un lapso de seis meses.

En diálogo con El Patagónico, el dirigente de la UOM, Juan Linares, explicó que también se logró reinsertar en otra empresa del grupo General Electric a casi 40 trabajadores y se gestiona que otros 10 operarios sean reubicados en una empresa tercerizada. Además, la Planta de Reparaciones de la compañía continuará funcionando con 25 personas, teniendo en cuenta que los equipos AIB tienen garantía por 10 años.

En ese marco, Linares lamentó que cerca de 75 trabajadores se quedarán sin su fuente laboral, pero se mostró esperanzado porque se aprobaron los planes RETRO por un plazo de seis meses. Ese programa es impulsado por el Gobierno nacional y capacita a trabajadores en una actividad que nunca han realizado y trata de reinsertarlos en otro rubro mientras se les paga el 50% de los haberes de su último sueldo.

“Es una ayuda hasta que podamos reubicarlos en otro lugar. Nuestro compromiso es encontrarle una solución a los trabajadores en alguna otra empresa lo más pronto posible”, aseguró el dirigente gremial.

Desde la UOM recordaron que los problemas en Lufkin comenzaron cuando General Electric se hizo cargo de la firma. En primera instancia, no solo se avanzó con los retiros voluntarios sino que se empezaron a ejecutar “despidos por goteo”. Además denunciaron que los titulares de la empresa nunca demostraron interés en continuar con la compañía pese a que cuenta con maquinaria apta para realizar otras funciones productivas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico