Por qué le niegan la libertad condicional a Jones Huala

La Justicia chilena argumenta que el referente mapuche minimiza los hechos por los que está detenido y carece de culpa genuina.

Facundo Jones Huala, el referente mapuche argentino que cumple en Chile una condena por el incendio de una vivienda y la portación de armas de fuego, no recibió el beneficio de la libertad condicional, a pesar de que por el plazo que lleva detenido le corresponde, porque no cumple con un programa de “intervención psicosocial”, abandonó la escuela secundaria que había iniciado y no manifiesta arrepentimiento por el daño provocado, según se lee en el acta de la Comisión de Libertad Condicional de Temuco.

La comisión analizó la documentación de Gendarmería de Chile, que es el equivalente al Servicio Penitenciario argentino, y el informe psicosocial.

“El condenado no es parte de un programa de intervención psicosocial y se niega hacerlo por estimar que ningún programa se ajusta a sus necesidades culturales”, estableció la comisión.

Además, “ingresó a estudiar en segundo año de enseñanza media, pero una vez que asistir a la escuela dejó de ser requisito para postular a la libertad condicional, se retiró de ésta”.

Jones Huala “no ha participado de acciones de reinserción social asociadas a los factores que poseen relevancia criminógena en su caso”, dictaminó la comisión cuya opinión es vinculante a la hora de definir la libertad de un detenido.

“Se sugiere en el informe que el postulante ingrese a un programa de intervención, orientado a la búsqueda de cambios directos y observables que permitan favorecer su rol de lonco, por medio de comunicación asertiva y sin el ejercicio de violencia”, además de “abordar procesos de responsabilización y sensibilización en torno al daño y mal causado”.

Admitió la comisión que este dirigente mapuche “tiene un bajo riesgo de reincidencia, pero al mismo tiempo la necesidad de intervención. En definitiva, evita hablar de los hechos, asumiendo una responsabilidad, pero no en concordancia a lo establecido en la sentencia, justifica y minimiza los hechos; en cuanto a las consecuencias de sus hechos respecto de las víctimas, es racional y carente de culpa genuina; cuenta con habilidades para dirigir y manejar a los demás, siendo la manipulación una de las principales herramientas para manejar a las personas en su favor”.

La comisión consideró que “el postulante no ha avanzado significativamente en su proceso de reinserción, sin que, a pesar del tiempo transcurrido, haya reconocido los hechos por los cuales fue condenado, sin justificaciones y sin darle otro contexto o explicación; lo que hace evidente que su proceso de reinserción social se encuentra incompleto, quedando establecido una actitud resiliente del postulado para someterse al proceso de intervención ofrecido por Gendarmería”.

Fuente: Diario Río Negro

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico