Puerta de empresa quemada durante un reclamo laboral  

Sucedió poco antes del mediodía de este martes en la Maderera Ramírez, ubicada en el acceso al Parque Industrial de Caleta Olivia, hacia la mano derecha de la Ruta Provincial 12, en dirección a Cañadón Seco.

Por los datos que pudo obtener El Patagónico, se supo que un empleado que había sido cesanteado, de nombre Daniel Wolhwend, de 23 años, decidió llevar a cabo una protesta quemando algunas cubiertas y listones de madera en la vereda, justamente en el acceso al salón de ventas.

Luego se retiró con su moto y se dirigió hacia la sede de la delegación del sindicato que nuclea a los trabajadores de comercio mientras la fogata se iba expandiendo hasta alcanzar la puerta de madera que quedó seriamente dañada y además el salón impregnado de humo.

Cuando retornó tuvo un incidente con un policía de civil que pasada por el lugar, el cual lo tomó del cuello y luego llegaron otros efectivos uniformados en un patrullero de la Comisaría Seccional Segunda que lo trasladaron a esa dependencia en condición de demorado y además cargaron la moto .

Más tarde, la esposa y la madre, además de otros familiares, se hicieron presente en la Comisaría y contaron a medios periodísticos que el dueño de la maderera le venía pagando desde hace casi dos años en negro y no le reconocía aguinaldo, obra social y tampoco indemnización por despido.

A modo de ejemplo citaron que Daniel ya se había lastimado varios dedos con una sierra en el taller y él mismo tuvo que pagarse los medicamentos para curaciones, por lo cual lo calificaron de “explotador de obreros”.

Lo concreto es que luego de permanecer en el hall de la dependencia por casi una hora, el trabajador despedido, previa identificación formal, se retiró a su domicilio sin que se le imputara ningún cargo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico