Robaron indumentaria y relojes de una tienda

Un grupo de delincuentes con armas de fuego y guantes de trabajo asaltó el local "New Fitness". Tras amenazar a las dos empleadas y encerrarlas en el baño se llevaron la escasa recaudación que había a esa hora en la caja registradora, así como costosos relojes de la marca "Garmin" y numerosas prendas de vestir masculinas.

Pasadas las 9 de ayer, en el local de venta de indumentaria deportiva “New Fitness”, que funciona en La Prensa y Kennedy del barrio Pueyrredón, un grupo de delincuentes armados robó dinero, relojes y prendas de vestir.

Los asaltantes utilizaron un supuesto cliente como señuelo para ingresar. Este entró al local y se colocó al lado de la puerta. Impidió que la misma se cerrara y desde ese lugar les consultó a las dos mujeres que atendían por las mochilas que estaban exhibidas en los mostradores.

Al dejar entreabierta la puerta, otros dos delincuentes ingresaron, uno de ellos con el rostro semicubierto y con armas de fuego.

La encargada del local procuraba mostrarle la mochila al que hasta ese momento parecía ser un potencial cliente, cuando fue sorprendida por los otros dos ladrones que rápidamente la apuntaron a la cabeza con el arma y le pidieron la entrega del dinero. En la caja registradora a esa hora de la mañana solo había cambio, por lo que tomaron ese poco dinero. Pero lo que más les interesaba al parecer a los delincuentes eran los costosos relojes de la línea “Garmin” que estaban exhibidos en el mostrador, porque se llevaron todos los que había. Se trata de relojes que van desde los 4 mil a los 10 mil pesos.

Los delincuentes utilizaron guantes de goma, que se suelen usar para trabajos de electricidad, por lo que se cree que pueden llegar a estar registrados en el sistema de huellas dactilares de la Justicia de Chubut.

Las dos mujeres fueron llevadas hacia la zona de probadores en donde eran apuntadas continuamente con las armas y amenazadas. Incluso en un momento cuando uno de los asaltantes le solicitaba a la encargada la entrega del DVR de las cámaras de seguridad, se le cayó el arma de fuego al suelo y la víctima en un completo estado de shock por la situación hasta estuvo tentada de tomarla.

La mujer le entregó la memoria del grabador de imágenes, pero el delincuente prefirió llevarse todo el aparato del sistema por lo que arrancó hasta los cables que estaban instalados en la pared del depósito.

La situación en el local era de absoluto nerviosismo, con gritos constantes por parte de los delincuentes, amenazas y hasta golpes. Mientras tanto, el señuelo, el supuesto cliente que les abrió la puerta a los asaltantes, fingía ser una víctima más del robo.

En un momento dado, uno de los asaltantes le pegó con la culata de la pistola en la cabeza al señuelo (que tenía uno de sus brazos tatuados). Ese golpe, según consideró una de las víctimas, fue sobreactuado por el supuesto cliente y por el delincuente.

Todos fueron encerrados en el baño, las dos mujeres y el que fingía ser cliente.

Este joven “bien morocho”, según describió la víctima, se colocaba con la cabeza en el piso junto a las víctimas y les pedía tranquilidad. Sin embargo, era un embaucador que quedó al descubierto cuando uno de los asaltantes llegó al baño y le dijo que se levantara y les ayudara a sacar la vestimenta de los percheros.

En ese momento, quedó claro de que el supuesto cliente también era uno más de ellos, porque escapó junto a la banda.

Los ladrones se llevaron camperas y pantalones marca “Admit One”, “Punto 1” y “Aptitud” por lo que se solicita la colaboración de la comunidad que si les ofrecen estas vestimentas robadas a través de las redes sociales o grupos de compra y venta, pongan en conocimiento al 101, a la Brigada de Investigaciones (4471994) o den cuenta en el local de La Prensa y Kennedy.

Los delincuentes escaparon por La Prensa, con las vestimentas en los brazos y a plena luz del día. Se presume que huyeron en algún vehículo que los esperaba a media cuadra. En el robo tomaron intervención la Seccional Tercera de Policía y la Brigada de Investigaciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico