Ruiz fue condenada a 8 años de prisión

Por la muerte de su beba recién nacida. La imputada continuará en libertad hasta que el fallo quede firme.

Este viernes el tribunal de juicio conformado por los jueces Raquel Tassello, Alejandro Soñis y Mariel Suárez condenó por mayoría a Andrea Ruiz a 8 años de prisión por “homicidio agravado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación”.

La fiscal Cecilia Codina que había solicitado 17 años de prisión por los agravantes dijo que hará uso de la vía impugnativa extraordinaria. De esa manera, tal cual lo decidieron los jueces, Ruiz permanecerá en libertad por su comportamiento en el proceso penal, hasta que la sentencia quede firme.

Hoy se conoció el fallo del tribunal de juicio por el homicidio de la beba ocurrido el 14 de diciembre de 2018, en el que se encontró penalmente responsable y culpable a su madre, Andrea Ruiz.

El tribunal compuesto por las juezas Tassello, Suárez y el juez Soñis, condenó por mayoría a 8 años de prisión a Ruiz valorando los atenuantes por encima de los agravantes que había planteado la Fiscalía. En su voto en disidencia la jueza Suárez dijo que ella no estaba de acuerdo con el monto de la pena que a partir de los agravantes debía ser de 17 años, tal como lo había solicitado la Fiscalía.

En la lectura de algunos de los adelantos del veredicto que estará disponible en los próximos días, se conoció que en la deliberación por mayoría conformada por los jueces Soñis y Tassello, se valoraron las agravantes de la indefensión de la víctima por la edad -recién nacida- y el ocultamiento en una bolsa para asegurar el resultado muerte.

Tassello dio a conocer que no fueron objeto de valoración “los mecanismos combinados para ocasionar la muerte” que planteó la Fiscalía.

La fiscal Cecilia Codina había planteado como agravante la agonía, y que la imputada había confiado en que con el ocultamiento en una bolsa sería pasado como “aborto espontáneo”.

“La fiscal no lo probó ni con la prueba médica ni con los testigos. No probó si agonizó o no, solo la muerte, tampoco que la imputada hiciese que pareciera un aborto espontaneo”, argumentó Tassello en el fallo.

El tribunal consideró que había atenuantes que debían valorarse dentro del artículo 41 del Código Penal y que no implicaban una doble valoración citando el caso Tejerina.

Se valoró así como atenuantes la naturaleza de la acción ya que para la mayoría del Tribunal, la mujer dio a luz en el baño sola, que no esperaba el parto, que fue sorpresivo y que fue en el horario y lugar de trabajo. También valoraron que la acusada no tuvo ayuda en el parto y que además careció de atención elemental sin ninguna medida de higiene. “Todo esto por ocultar el embarazo de una relación ocasional”, aclaró Tassello.

La jueza dijo que en el debate se probó que la imputada fue dejada en un estado de desamparo por el padre de la víctima y a raíz de las condiciones de vulnerabilidad de la acusada, se valoraron las condiciones personales de la misma, como estar separada y que al momento del hecho convivía con su expareja bajo el mismo techo. Citaron la violencia psicológica ejercida sobre la acusada que dieron cuenta los testimonios de sus dos hijos, las psicólogas y los hermanos.

Para el tribunal la acusada estaba inmersa “en medio de una completa ausencia de recursos psicológicos y materiales, incluso una vivienda para retirarse con sus dos hijas menores”. Además de que ganaba muy poco en su trabajo y según la empleadora ese salario “no era significativo para poder mantenerse”.

Al momento del delito, para la mayoría de los jueces, la imputada se encontraba bajo un “estado de vulnerabilidad y estrés” sumado al sometimiento que sufrió desde temprana edad.

Por ello ante la ausencia de antecedentes computables y la existencia de dos hijas menores de edad, los jueces Soñis y Tassello consideraron que debía ser condenada con el mínimo de la pena, 8 años de prisión.

La fiscal Cecilia Codina que no se fue conforme con la pena porque a su criterio se volvieron a valorar en esta etapa las circunstancias de vida cuando las mismas ya se habían valorado para cambiar la calificación, adelantó que hará uso de la vía impugnativa extraordinaria.

Mientras tanto, Ruiz condenada a 8 años de prisión en primera instancia continuará en libertad luego de que así lo decidiera el tribunal debido a su buen comportamiento en el proceso penal. La fiscal había solicitado que se mantuviera la prisión preventiva atenta a la pena que se esperaba.

De esa manera, Ruiz continuará libre hasta que el fallo quede firme.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico