Se descompuso uno de los cuidadores de caballos que denunció abandono

Tras hacerse pública el miércoles la situación de dos cuidadores de caballos en un centro ecuestre de la Ruta 26, uno de ellos se descompensó este jueves. Concurrió la policía de Rada Tilly, pero no pudieron ingresar porque la tranquera estaba con llave y no tenían orden de ingreso. Más tarde los efectivos regresaron y les llevaron comida. "Nosotros solo veníamos tomando mate hace unos días", lamentó uno de ellos.

El Patagónico hizo pública el miércoles la denuncia de dos trabajadores del centro “Pasión Ecuestre” que funciona sobre la ruta Nacional 26, a pocos metros del Módulo Oeste. Federico Vázquez y Raúl Amandaray aseguraron que la dueña del lugar los contrató “en negro” hace un año y medio y que ahora los despidió sin pagarles.

Según Vázquez y Amandaray, la denuncia presentada ante la Secretaría de Trabajo de Comodoro Rivadavia señala que la propietaria no los registró como empleados que cumplían tareas como cuidadores de caballos. A la vez, uno de ellos afirma que cumplía labores como sereno.

Los trabajadores, uno oriundo de Salta y el otro de Bahía Blanca, expresaron que les deben al menos cinco meses de salarios.

En la noche del miércoles uno de ellos se descompuso y concurrió una comisión policial. La ambulancia no puso dirigirse al lugar porque según los trabajadores la propietaria retiró las llaves de complejo y no podían abrir la tranquera.

Luego los policías de Rada Tilly regresaron bajo la llovizna de la noche para dejarles guiso, facturas y azúcar. Mientras que este jueves por la mañana “se acercó un muchacho con vianda y un bolsón de alimentos con milanesas con zapallo”, detalló Vázquez.

El cuidador de equipos oriundo de un pueblo de la capital salteña afirmó: “nosotros veníamos tomando mate hace unos días. Hoy nos trajeron mercadería, un generador para tener energía y cargar el celular”.

Durante la tarde un abogado laboral concurrió al centro ecuestre para entrevistarse con la propietaria, mientras los trabajadores permanecen en la pequeña casa que habitan, donde según denunciaron no tienen sin ningún tipo de servicios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico