Servera condenado a perpetua por el femicidio de Soledad Arrieta

Aún no esta confirmada la fecha para la imposición de pena pero dado el delito que se le atribuye se trata de prisión perpetua. El fallo que fue bien recibido por la Fiscalía y la familia de Soledad contó con el voto unánime de los jueces que conformaron el tribunal.

Este mediodía, la doctora María Laura Blanco quien está al frente de la Agencia de Violencia de Género del Ministerio Público Fiscal confirmó el veredicto en el caso de Soledad Arrieta. Gustavo Servera, el único imputado de la causa, expareja de Soledad y padre de sus hijos fue declarado penalmente responsable del delito de Homicidio Agravado por ser el conyugue y también por el contexto de violencia de género.

La fiscal Blanco se mostró conformó con el fallo unánime adoptado por Martín Cosmaro, Mariel Suárez y Jorge Novarino. Asimismo, explicó en diálogo con Radio Del Mar que dado la calificación la única pena que le cabe es de prisión perpetua por lo cual a pesar de que se debe celebrar la audiencia de imposición de pena, se trata de un mero trámite.

“Seguramente se intentará impugnar, pero primero es la imposición de pena”, recordó la fiscal y confirmó que Servera permanecerá detenido hasta que su sentencia quede firme.

En el marco del juicio, Graciela la madre de Soledad tomó contacto con la prensa y desde entonces ha sostenido la necesidad de que se considere femicidio para que cumpla con la pena mayor. El entorno familiar de Soledad acercó las pruebas que daban cuenta de cada ataque previo al asesinato.

“Lo peor fue haber escuchado en primera persona el relato de mi hija a través de mensajes de textos, hasta sus últimos minutos de vida. Ella relató hasta el último minuto, cuando lo pone a él justo en la escena del hecho. Hasta que ella no contesta más”, había relatado Graciela.

EL FEMICIDIO

Soledad Arrieta, fue asesinada entre la 1:30 y las 2:02 horas del 5 de febrero de 2018 en su casa del barrio Abel Amaya. Esa madrugada estaba en la parte posterior del domicilio de la calle Juan Manuel de Rosas al 3600. Su exesposo residía en la parte delantera del inmueble.

Ingresó a la vivienda donde se encontraba la víctima y mediante golpes y con un lazo metálico que le colocó alrededor del cuello; ejerció presión y la redujo. Luego la condujo al dormitorio. Allí la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego. Después Servera se retiró del lugar, mientras la mujer murió por quemaduras en todo su cuerpo y en las vías aéreas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico