"Tengo miedo que prendan fuego todo"

Cipriano Ojeda, extrabajador de Guilford, sostuvo que hay preocupación por los diversos actos de vandalismo en la fábrica de Kilómetro 8. 

Cansado, asustado y preocupado. Así quedó Cipriano Ojeda, extrabajador de Guilford, después de que lo llamaran por un nuevo robo en la fábrica de Kilómetro 8. En el edificio abandonado se encuentran los activos de la textil que ellos esperan puedan ser vendidos algún día para cobrar parte de su indemnización. Se trata de un resorte de la Justicia.

La detención de cinco adolescentes cuando intentaban robar cables de cobre y una bobina de alambre, volvió a despertar los temores de quedarse sin nada.

“Yo ya estoy cansado de hacer denuncias. Anoche estuve hasta la medianoche ahí. Son chicos jóvenes que entran y que no sé si son mandados o qué. Menos mal que las autoridades trabajaron rápidamente y se evitó el robo. Yo tengo mucho miedo de que estas criaturas, con las travesuras que hacen, puedan prender fuego y que perdamos todo”, aseveró el extitular de la Asociación Obrera Textil (AOT).

“Hoy por hoy estamos cerca de los juicios y que podamos tener la venta de las cosas. Eso es lo que se espera por parte de los trabajadores para poder tener algo de plata. La gente de Guilford es de muchos años de trabajo y que no cobró ni un centavo. Hoy está esperando eso. Sabemos que no vamos a cobrar el 100% de la indemnización pero es algo de plata por los años trabajados”, consideró en diálogo con El Patagónico.

“Uno tiene ese miedo de que pueda llegar a pasar algo más grave todavía. Y eso sería lo peor de todo lo que nos está sucediendo”, advirtió.

Ojeda recordó los años de lucha desde que las autoridades de la textil decretaron la quiebra y dejaron a los operarios a la deriva. “Prácticamente fuimos abandonados. Cuatro años estuvimos sin respuestas. Yo seguí al frente de la lucha para que se agilice lo de la venta. Esto estaba parado y fuimos a ver a la jueza (Iris) Pacheco para que avance. Vino la feria judicial y se volvió a paralizar todo. Son cosas que vamos pasando día a día, pero estamos más cerca de la venta”, subrayó.

“Yo estuve reunido con nuestro abogado, Jorge Echelini, y me dijo que este año se tendría que vender todo. Dios quiera que se pueda hacer para que los compañeros encuentren algo de dinero después de tantos años trabajando en Guilford”, destacó.

“NOSOTROS NO TENEMOS TIEMPO”

El referente de los extrabajadores textiles aseveró que sigue golpeando puertas para lograr beneficios para sus compañeros. “Yo siempre estoy hablando con las autoridades buscando alternativas para nuestros compañeros y por ahí muchas veces no es que no nos quieran ayudar, pero las ayudas que hay son muy lentas y nosotros no podemos esperar”, afirmó.

“Estamos esperando una respuesta a nivel nacional por el tema jubilaciones. Alcanzaría a 120 personas. Las autoridades son lentas y nosotros no podemos esperar. Tenemos familias atrás y si no está el dinero nos desespera”, acotó.

“Pasan cosas que todos lamentamos, como pérdidas de compañeros. Hemos perdido 5 compañeros por estas cuestiones. Hoy yo hago lo imposible para conseguir el objetivo pero lamentablemente las puertas se cierran. Yo sigo soportando y voy a seguir hasta que los compañeros reciban su dinero”, aseguró Ojeda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico