Tercera marcha por justicia y se esperan resultados de autopsia

Mañana martes se realizará en Puerto Deseado la autopsia del joven Rodrigo Curaqueo, quien murió el miércoles 7 de abril cuando se hallaba detenido en la Comisaria de Caleta Olivia, lo cual provocó que en dos noches consecutivas se produjeran violentos disturbios.

En la última se desató una extensa batalla campal entre policías y manifestantes que arrojaron una infinidad de piedras y al menos tres bombas molotov que causaron serios destrozos en la dependencia.

Familiares y amigos aseguran que se trató de un homicidio y repudian la versión policial que indica que el muchacho se ahorcó en un calabozo.

El caso está en manos del Juzgado de Instrucción N° 1 a cargo de Marcos Pérez Soruco que ordenó que la autopsia se realice en Puerto Deseado porque la morque del Hospital de Caleta no estaba en condiciones para esta práctica y además en esta ciudad no se dispone momentáneamente de un médico forense.

El examen del cuerpo se demoró varios días ya que, según la justicia, el joven era positivo de COVID 19, pero su familia dice que ello no es cierto y que inicialmente se le atribuyó el contagio para obviar la autopsia y de esta manera ocultar pruebas.

Esto también hizo que se activaran tres marchas de protesta consecutivas por la zona céntrica y la última se realizó al promediar la tarde de este lunes.

Andrea Muñoz, la madre del muchacho ya se encuentra en Puerto Deseado y una de sus hijas y hermana de Rodrigo, Brenda Curaqueo, dijo a El Patagónico que su familia tuvo que solicitar donaciones de los vecinos hasta reunir a suma de cincuenta mil pesos para pagar a un forense de parte y que también se necesitan más fondos para el abogado particular que contrataron, Alberto Luciani.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico