Testimonios comprometen aún más al taxista señalado como el asesino de Diana Rojas

En el segundo día del juicio contra el taxista Dante Donnini, acusado de asesinar a Diana Rojas. Uno de los testigos señaló que Donnini tenía rasguños el día del crimen. El jueves declaran los forenses y peritos. La próxima semana serán los alegatos.

Policías que participaron de los procedimientos judiciales y testigos de actuación de los allanamientos de Dante Donnini el día que fue detenido por el crimen de Diana Rojas fueron las principales declaraciones durante la segunda jornada, en la que también fueron citados compañeros de la parada de taxis del acusado.

Uno de los testigos fue Emanuel Chavez, el taxista que recibió el vehículo después del turno de Donnini. “Tenía rasguños, yo lo cargaba y le decía que le había pegado la mujer. Él decía que habían sido los perros”, relató y explicó que “si hay alguna pertenencia que un cliente se olvida, está en cada uno: algunos esperan a que llamen, otros lo devuelven y otros lo venden”.

Otro de las personas en declarar fue Cristian Gonzalez, el taxista que le compró el celular de Diana Rojas a Dante Donnini. “Fue un teléfono que me ofreció Donnini y se lo compré. Supuestamente era unos malandras del San Miguel que se lo habían ofrecido”. “Había que llevarlo a un técnico que lo desbloqueó y después lo empecé a usar”, agregó el excompañero de Donnini y explicó que “a los tres días estaba la policía afuera de casa y venían por el teléfono”.

Las acusaciones del fiscal Jorge Bugueño y la querella, a cargo de Carlos Villada, coincidieron en cómo se produjeron los hechos: la mañana del 17 de mayo de 2016 Donnini, que llevaba a Diana Rojas en su taxi, modificó su destino y la llevó a la intercepción de la ruta 1. Allí, según la fiscalía, intentó abusar de ella pero la joven se resistió, y al no poder concretar la violación la golpeó y apuñaló seis veces ocasionándole la muerte. Luego huyó. El cuerpo fue encontrado por ciclistas que recorrían la zona.

La querella y la Fiscalía también coinciden en una prueba concluyente, el ADN del taxista estaba debajo de las uñas de Diana Rojas y en una soga que también tenía los rastros genéticos de Diana. En el lugar donde fue encontrado el cuerpo también había un trapo con rastros de Donnini. Estas pruebas serán ventiladas en la jornada del jueves, cuando está previsto que declaren los médicos forenses, genetistas y diversos peritos.

Durante la audiencia estuvieron presentes los familiares de Diana Rojas y algunos familiares del taxista. El juicio comenzó el lunes con la lectura de las pruebas acusatorias, mientras que ya declararon cerca de la mitad de los 72 testigos citados. El miércoles de la próxima semana están previstos que sean los alegatos ante el Tribunal integrado por las juezas Patricia Reyes, Patricia Asaro y Marcela Pérez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico