Tres meses de prisión le dictaron a quien los vecinos de Ciudadela querían linchar

Maximiliano Hernández, investigado porque habría amenazado a una familia de Ciudadela exigiéndole dinero a cambio del televisor que un día antes le habría robado, finalmente ayer en la audiencia de control de detención y formalización de la investigación fue imputado por la fiscal Camila Banfi de extorsión y solicitó cuatro meses de prisión preventiva en busca de resguardar la investigación por los peligros de fuga y entorpecimiento. El juez Alejandro Soñis dio por anoticiado al imputado del delito por el que se lo investiga y le dictó tres meses de prisión preventiva.

Según la imputación de la Fiscalía, Maximiliano Alexis Hernández, de 18 años, se había presentado el jueves en la vivienda de un vecino de la calle 1972 del barrio Ciudadela Nuevo para exigirle dinero a cambio de devolverle su televisor, el que un día antes le había sido robado.

De acuerdo a la acusación fiscal, tras las amenazas y la extorsión al vecino, la Comisaría Mosconi junto al Ministerio Público Fiscal solicitaron un pedido de allanamiento al juez de turno, que finalmente el juez Alejandro Soñis liberó y que se llevó a cabo el jueves a las 20:35.

La diligencia se realizó en una vivienda del Código 1972 al 127 del barrio Ciudadela en donde reside Hernández. Frente a la denuncia del damnificado y las pruebas recolectadas por la Fiscalía, el juez dio lugar a la detención del sospechoso por lo que el Grupo Especial de Operaciones Policiales, detuvo a Hernández y lo puso a disposición de la Justicia.

Antes de que el detenido fuera sometido a la respectiva audiencia de control de detención y formalización de la investigación, un grupo de vecinos se hizo presente en la Oficina Judicial y pidieron públicamente que le den la prisión sino de lo contrario lo lincharían. “No lo vamos a dejar entrar al barrio” advirtieron molestos porque decían estar cansados de los robos del joven en el barrio.

Los vecinos se pusieron en contacto con la Fiscalía para dar cuenta de la situación que viven en el barrio. Una vecina incluso describió que Hernández había ido “a tirar tiros, le destrozó el auto a una vecina que le pidió el televisor, después de robarle. Ella tuvo que irse con sus hijos, la Policía no puede hacer nada”.

Los vecinos se lamentaban que por culpa del temor que infundía el joven en el barrio, varias familias decidieran irse del barrio.

De esa manera la fiscal Camila Banfi en una colmada sala de audiencias de control de detención solicitó ante el juez Soñis que se le diera apertura de investigación a la carpeta por la que a Hernández se lo investiga del delito de presunta extorsión, figura penada por el artículo 168 del Código Penal.

La fiscal Banfi solicitó cuatro meses de prisión preventiva para resguardar la investigación y a las víctimas en el proceso, y citó los peligros procesales de fuga y entorpecimiento.

El juez Alejandro Soñis decretó legal la detención, dio por anoticiado a Hernández por el delito que la Fiscalía lo investiga, dejó asentada su defensa técnica en cabeza de la Defensa Pública y dictó tres meses de prisión preventiva atento a los peligros procesales que trajo a la audiencia la Fiscalía.

Lo que más indignó a los vecinos que reclamaban que Hernández quede preso, fue la manera en la que el detenido los amenazó, cuando llegó en patrullero, antes, durante y después de la audiencia, incluso frente a las autoridades judiciales. El joven les advertía que ya saldría y volvería al barrio, señalaron.

Mientras tanto la Fiscalía tendrá tres meses para producir pruebas en su contra y luego si es necesario la medida de coerción se puede llegar a ampliar si así lo cree necesario para ir resguardando el proceso y a las víctimas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico