Tres niños que eran víctimas de maltrato quedaron a resguardo

La comunidad de Río Gallegos se vio conmocionada al conocerse públicamente que tres niños tuvieron que quedar a resguardo de la Secretaría Municipal de Niñez, Adolescencia y Familia. La Justicia instruye una causa por maltratos y abandono contra la madre de los niños y su pareja.

Caleta Olivia (agencia)

Según señaló el diario Tiempo Sur, el caso quedó al descubierto cuando en la noche del jueves, alrededor de las 21:30, un chico de 11 años llegó a la casa de un amiguito ubicada en el barrio Bicentenario II para refugiarse y pedir auxilio, manifestando que su padrastro lo perseguía con un palo.

El nene contó que su padrastro ya le había pegado y por ello la madre del amiguito llamó de inmediato a la guardia de la Comisaría Séptima. Así arribó en pocos minutos una comisión que encontró al menor de edad sollozando y sumido en un estado nervioso.

Cuando el personal estaba en esa diligencia, arribó el padrastro munido del elemento contundente, profiriendo fuertes gritos con la intención de llevarse a su hijastro, pero el personal policial se lo impidió, aunque no se precisó si en ese momento el irascible individuo fue demorado por los uniformados.

INDIGNANTE CASO

Luego las autoridades de la comisaría informaron del caso al Juzgado del Menor y Familia, el cual dispuso que el chico quedara a resguardo de profesionales de la Secretaría municipal de Niñez, Adolescencia y Familia. Ordenó además que inspeccionara la casa donde residía ya que el mismo había revelado que sus hermanitos (una nena de 2 años y un bebé de 1 mes de vida) también eran víctimas de maltrato y abandono.

Fue así que un grupo de funcionarios, junto a efectivos de la Comisaría Séptima, acudieron nuevamente al barrio Bicentenario II, precisamente al domicilio ubicado en la manzana 439 -al fondo de la calle N° 13-. Comprobaron que los pequeños se encontraban en total abandono. Incluso se conoció que al bebé le diagnosticaron micosis (enfermedad infecciosa producida por hongos microscópicos).

Desde el juzgado se ordenó que tanto el padrastro de 26 años y la madre de 30 años (cuyas identidades no se dieron a conocer) fijaran un domicilio legal, mientras se instruye una causa por “maltrato, negligencia y abandono”, en tanto los tres niños quedaron al resguardo del organismo municipal mencionado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico