Tuvo que buscar un refugio en Año Nuevo para proteger a su hijo de la pirotecnia

Maximiliano Galante transmitió en vivo a través de Facebook la llegada del 2017, escondido en medio de la sierra junto a su pequeño de 11 años, quien padece Trastorno generalizado del desarrollo (TGD) con espectro autista.

Padre e hijo no tuvieron otra alternativa que buscar refugio en la zona de bardas, lejos de Allen, la ciudad donde viven.

Franco padece Trastorno generalizado del desarrollo (TGD) con espectro autista, y no tolera los ruidos fuertes. Ese lugar alejado fue la mejor manera de escapar de los estruendos de los fuegos artificiales en la noche de año nuevo.

Cuando comenzaron los primeros segundos del 1° de enero, el hombre decidió transmitir en vivo a través de su cuenta de Facebook el momento que vivía junto a su hijo, allí explicó lo que padece cada fiesta y reclamó por la prohibición de la pirotecnia.

"Nos vinimos para que Franquito se clame esté tranquilo, intentamos quedarnos en nuestra casa pero no toleró los ruidos de la pirotécnica. No pretendo dar lástima sino que tomen conciencia", explicó.

Maximiliano fue uno de los padres de niños con discapacidad que en Allen encabezó el debate para que se prohíba la venta de la pirotecnia. Argumentó ante el Concejo Deliberante su pedido, que también fue respaldado por la Asociación Protectora de Animales, indicó el Diario Río Negro.

Embed

"Para los que no saben, Franco tiene TGD con espectro autista y se ve afectado por los ruidos de la pirotecnia. Lamentablemente nos tuvimos que ir a una zona alejada de la ciudad para que no entre en crisis. Me sentí deplazado por mis conciudadanos, es necesario construir una sociedad más inclusiva", escribió en el texto que acompaña el video en la red social.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico