Un camionero de Comodoro lleva 15 días varado en Neuquén

Mario Boungiorno espera que liberen los accesos a Añelo para poder entregar la mercadería y volver a Comodoro. El dinero y la paciencia se agotan. Se viven momentos de tensión entre trabajadores.

Hace 15 días que Mario Boungiorno llegaba a Neuquén y se enteraba que los trabajadores de la Salud de esa provincia habían comenzado con medidas de fuerza para exigir una recomposición salarial. Continuó su camino por las rutas que conectan a Vaca Muerta. Sin embargo, su recorrido se vio interrumpido cuando quiso ingresar a Añelo, localidad hidrocarburífera por excelencia de la zona.

La fila de camiones se extendía por varios kilómetros. Estacionó el camión que alquila, a un costado y comenzó a hablar con sus pares que también buscaban ingresar a la ciudad neuquina. Desde ese momento, Mario espera que los trabajadores liberen el paso para dejar la mercadería y volver a Comodoro para descansar un momento.

“Yo entiendo el reclamo, pero ya es mucho tiempo. No tenemos para comer, no tenemos plata y, en mi caso, alquilo el camión y no sé cómo voy a hacer para pagar todo lo que estoy perdiendo en estos días”, sostuvo el chofer en diálogo con El Patagónico.

Mario explicó que entre todos los trabajadores varados juntan dinero para cocinar. Pero los locales en Añelo tienen precios tan elevados que “la plata se va como nada”. “Los precios son bastante elevados acá. Incluso en algunos lados, es más caro que Comodoro”, aseveró el trabajador al volante y reclamó que “nadie nos da una respuesta, ni tampoco nadie nos viene a ver para saber si precisamos algo”.

EL PLAN QUE SE EXTENDIO

La hoja de ruta de Mario marcaba que debía llegar a Añelo para dejar una mercadería, cargar otra y volver a Comodoro el mismo día. Pero la medida de fuerza implicó que deba quedarse a un costado de la ruta junto a centenares de choferes.

Los primeros días se vieron establecidos por la esperanza de que el Gobierno de Neuquén y los trabajadores de la Salud llegaran a una solución. Nada de eso ocurrió y la paciencia se fue convirtiendo en bronca y angustia. La tensión fue en aumento a tal punto que los camioneros decidieron hacer un contrapiquete para que los dejaran pasar. Esa noche, la pelea entre trabajadores volvió a ganar protagonismo como ocurrió en Chubut en 2019. “Todos estamos en la misma situación. Está muy tensa la cosa. Nosotros habíamos hecho un contrapiquete porque no nos dejaban pasar. Nos vinieron a correr con armas y nos amenazaron. A un compañero le quisieron pegar. Estamos seguros que la gente de Salud no era porque acá hay muchas personas que camufladas”, describió Mario.

El camionero sostuvo que la situación es insostenible y que es necesario que se llegue a un arreglo para que todos puedan cumplir con sus obligaciones. “Yo lo unció que pido es que el Gobierno tome cartas en el asunto y porque esto es insostenible y ya no se puede seguir así. Hay gente que es chofer o que alquilamos el camión y las deudas se acumulan. Es bastante feo estar acá. No tenés un baño, no tenés una cama, no tenés nada”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico