Un estudio del ISFD 810 pone en valor los trabajos de fuerza en edades tempranas

Durante ocho semanas, el equipo de docentes del nivel superior trabajó con alumnos del nivel primario del Liceo Militar "General Roca". A través de dos grupos homogéneos se llevaron a cabo clases de Educación Física diferenciadas, donde el grupo de experimentación tuvo significadas bajas en el tejido adiposo con actividades de fuerza como distintas variables de saltos. En proceso se espera la publicación en una editorial española.

Un trabajo de investigación e intervención sobre alumnos del nivel primario del Liceo Militar “General Roca”, llevada a cabo por el equipo de investigación del Instituto Superior de Formación Docente 810, puso en evidencia la baja del tejido adiposo –entre los datos más relevantes- en un grupo que varió su clase tradicional de Educación Física, y que se dedicó durante ochos semanas a realizar trabajos de fuerza a través de diversos estímulos como los saltos.

“En principio se dividió al grupo en dos, buscando que haya la mayor homogeneidad posible. Siempre hablando de chicos que tienen clases dos veces por semana. Y que además tienen actividades extraescolares”, sostuvo el licenciado Angel Da Luz Pereira a El Patagónico.

Antes de comenzar con el estudio, se le realizó a cada alumno una medida de la cintura y los pliegues para establecer parámetros de la acumulación del tejido adiposo en las zonas del cuerpo de mayor concentración.

Con los datos iniciales, un grupo se dedicó a las clases habituales de Educación Física, con los juegos deportivos en conjunto como handball. En tanto que el grupo de experimentación tuvo clases dónde a través de circuítos y distintos saltos ponía de relieve el trabajo de fuerza y velocidad en diversas formas.

“Al final de las ocho semanas. En ambos grupos se notó una baja en la circunferencia de la cintura. Pero en especial, en el grupo de experimentación, hubo una significativa baja del tejido adiposo (y por ende de peso). Lo que viene a poner en valor el trabajar la fuerza de los niños/as en edades tempranas. En cuanto a la perdida de tejido adiposo, un impacto en cadera y muslo anterior. Y todos los beneficios que ello trae. Siempre con un parámetro establecido de exigencia y un trabajo progresivo. No es lo mismo saltar la soga o los aros y saltar una valla o un obstáculo de una determinada altura”, recalcó.

Con el cierre de la investigación, la misma fue presentada a distintos organismos como Unicef, el Ministerio de Educación y la Asociación de Pediatría de la Argentina entre otros. Lo que llevó al interés de una editorial iberoamericana para la publicación del mismo.

“No se trata de cambiar las clases de Educación Física. La idea es que se tenga en cuenta esta estrategia para trabajar la fuerza con los niños, en cuanto a rendimiento, disminución de lesiones, tratamiento metabólico y mejoramiento de calidad de vida de los infantes”, concluyó Da Luz Pereira.

Desde el equipo de investigación del ISFD 810 –integrado por el doctor Manuel Pazos Espin, los licenciados Analía Nincovic y Angel Da Luz Pereira y los profesores Maximiliano Tögel y Celia Barreto- se agradece al secretario administrativo Mauricio Almirón, Dr. Rodrigo Merlo, al jefe de la división de Educación Física del Liceo Militar Prof. Lic. Gustavo Parolín, y al profesor Eduardo Simunovic por la disponibilidad, el compromiso y cortesía para llevar adelante los procesos de investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario