Un exoperario de Guilford que es bombero fue clave para sofocar el incendio en la fábrica de Km 8

Demetrio González es bombero y trabajó durante 28 años en la Guilford, donde quedó desempleado en 2016. Ayer por la tarde cuando los almacenes de la paralizada fábrica textil de Kilómetro 8 se quemaban, no dudó ni un segundo en ingresar con sus compañeros bomberos del Destacamento 2. Les señaló por dónde debían acudir al sector que se estaba quemando para poder atacar al fuego. Los voluntarios lograron sofocar las llamas que consumían los pocos insumos y maquinarias de telas que los extrabajadores todavía aguardan que se vendan para poder recibir algo de dinero en medio de la desocupación que los golpea.

Demetrio González, con las manos llenas de hollín, sale envuelto en humo desde los pasillos abandonados del predio de Guilford en donde trabajó 28 años. Tras lograr controlar el incendio junto a sus compañeros del Destacamento 2 de Bomberos Voluntarios, le cuenta a El Patagónico sus sospechas de que alguien prendió fuego la zona de almacenes de la antigua fábrica textil solo para hacer daño.

Demetrio fue la guía de sus compañeros bomberos de Kilómetro 8 para ingresar a la fábrica en la que se registró un incendio pasadas las 17 de ayer. Su información fue fundamental para que se atacara rápido el fuego. “Ellos no sabían por dónde entrar, por eso yo les iba indicando la zona”, confesó el héroe de la tarde.

“Acá no hay corriente, no hay nada”, contó González. Por eso presume que ingresaron por alguna parte y provocaron el incendio en la zona de almacenes en donde quedan repuestos de maquinaria. Los bomberos actuaron rápido, al menos tres dotaciones con equipos completos trabajaron en el lugar para sofocar las llamas que amenazaban con propagarse por toda la fábrica.

Afuera los extextiles compañeros de González aguardaban que nada de eso ocurriera, porque todo lo que se destruyera no se podría vender para repartir, algo que esperan en medio del desempleo luego que la empresa los dejara a la deriva.

“Cuando nos quedamos sin trabajo, yo entré con Policía Criminalística y encontramos que rompieron las oficinas de los jefes, vaciaron los matafuegos, abrieron canillas de agua. Ahora prendieron fuego en este lugar en donde hay todas agujas y repuestos de máquinas. Lo que había en los almacenes se lo fueron robando todo”, graficó González. Contó que con los trabajadores se turnaban para ir cuidando por las noches que nadie ingresara y robara lo poco que quedó.

“Una vez encontramos un rollo de tela acá afuera, se lo estaban llevando. Estamos esperando que se venda porque hay compañeros que no tienen un peso, a mí hace un mes que me salió la jubilación, pero a mis compañeros Provincia les está dando 5 mil pesos (de subsidio). ¿Qué pueden hacer con eso?”, se interrogó.

Además de Bomberos Voluntarios, en el lugar trabajo ayer personal policial de Kilómetro 8, el equipo médico de una ambulancia del servicio 107 y Defensa Civil.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico