Un retraso en el arranque de la producción demora la vuelta de los cigarrillos

La nueva etapa de la cuarentena habilitó la actividad de producción de tabaco, pero el requisito de aprobación de protocolos entre la municipalidad, la provincia y la Nación retrasó el arranque de la producción.

El abastecimiento de cigarrillos tomará más tiempo de lo estimado por la industria tabacalera. La nueva etapa de la cuarentena habilitó la actividad de producción de tabaco, pero el requisito de aprobación de protocolos entre la municipalidad, la provincia y la Nación retrasó el arranque de la producción. Desde la compañía Massalin Particulares, indicaron a PáginaI12 que sus productos, entre los que se incluyen las marcas Marlboro y Philip Morris, volverán a venderse con normalidad entre el viernes y el sábado de esta semana para Capital y el Gran Buenos Aires. Desde la Tabacalera Sarandí, con marcas como Red Point y el papel OCB, estiman que el abastecimiento se normalizará a partir del lunes de la semana que viene. Dado que las fábricas se encuentran en la provincia de Buenos Aires, la provisión al interior del país demorará más tiempo. En tanto, los consumidores de Lucky y Camel deberán esperar: la fábrica British American Tobacco todavía no abrió sus puertas.

“Massalin Particulares ya está abasteciendo a los distribuidores, por lo que desde el viernes van a estar los cigarrillos. Esperamos que se normalicen los precios y que todos los consumidores puedan tener sus cigarrillos”, dijo a Página/12 Adrián Palacios, titular de la Unión de Kiosqueros (Ukra). Por la escasez, en las últimas semanas recibió denuncias por ventas de atados a 500 pesos o en forma racionada.

El lunes el gobierno nacional publicó el decreto 459 en el que habilitó la producción de tabaco, junto con otras actividades. Sin embargo, esto no significaba la apertura automática de las fábricas. El mecanismo establecido exige que cada intendente le presente a su respectiva provincia la solicitud de reinicio de las actividades habilitadas por Nación, con los protocolos sanitarios correspondientes. Desde el municipio de Merlo, donde se encuentra Massalin Particulares, y Avellaneda, donde está Tabacalera Sarandí, cumplieron con ese procedimiento.

El martes comenzó la producción de Tabacalera Sarandí, que fabrica las marcas Red Point, Master, West, Nevada y el papel para armar OCB. Estiman que a partir del lunes estarán provistas las distribuidoras, por lo que recién la semana que viene se normalizará el abastecimiento en Capital y el Gran Buenos Aires, y en dos semanas en el interior. Actualmente, trabajan con el 62 por ciento del personal (186 personas), en la planta que emplea a 300 trabajadores. El 90 por ciento vive en la zona.

Massalin Particulares también comenzó su producción el martes. Mantenía desde hace semanas conversaciones con el intendente de Merlo por el protocolo. El lunes, antes de que estuviera formalizada la aprobación de Provincia y Nación, abrió sus puertas para el reacondicionamiento de la fábrica. La Provincia de Buenos Aires analiza si tomará alguna acción. “Ahora están en regla porque cumplieron todos los procedimientos”, aclaran desde el gobierno provincial. En la fábrica se encuentran trabajando 450 personas de las casi 700 que lo hacen habitualmente. Estiman que en 48 horas se abastecerán los comercios de Capital y el Gran Buenos Aires, es decir, a partir del viernes de esta semana.

Distinta es la situación de British American Tobacco, ubicada en Pilar, que todavía no abrió sus puertas. El gobierno bonaerense estima que está todo encaminado para que en las próximas horas el intendente presente la solicitud municipal. “No tenemos inconvenientes con que comience a producir, siempre que cumpla con los protocolos. Que no lo haga genera importantes consecuencias en el mercado”, indicó una fuente oficial. Desde el municipio indicaron que la traba se encuentra en la lista de trabajadores que presentó la empresa, donde muchos no viven en la zona. La ex Nobleza Piccardo indicó a través de un comunicado que la imposibiliad de reiniciar la producción “pone en riesgo las fuentes de trabajo de casi 300 personas asignadas a la planta” y los “acerca al cierre definitivo”, al perder mercado en manos de los competidores.

Por otro lado, la AFIP autorizó la importación de cigarrillos para evitar el desabastecimiento, medida que podría ser utilizada por British American Tobacco. El organismo dispuso que hasta el 30 de septiembre se podrá importar por el “contexto excepcional”, dado que la industria tabacalera estuvo cerrada desde el 20 de marzo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico