Una agencia de viajes deberá indemnizar con $2 millones a una familia

Los denunciantes contrataron un viaje a Miami y Cancún, pero al llegar al destino no les reconocieron los servicios que habían pagado.

Una empresa de viajes de Córdoba deberá indemnizar a una familia con 2 millones de pesos, luego de que la justicia considerara la empresa -que tiene sede en Estados Unidos- no cumplió con lo pactado por lo que causó daños y perjuicios.

La jueza Civil 3 de Villa Mercedes, Cynthia Alcaraz Diaz falló a favor del matrimonio y de sus hijos, a casi cuatro años de que realizaran la denuncia. La familia compró un viaje a Miami y Cancún, pero cuando llegaron a destino no les reconocieron los servicios que habían abonado.

Según publicó El Diario de la República, a pesar de que no se dieron a conocer los nombres de la empresa involucrada ni la identidad de los denunciantes, a través del fallo emitido por Alcaraz Diaz se supo que la familia comenzó a organizar el viaje en el 2014, cuando firmaron contrato.

La familia viajó entre el 20 de marzo del 2015 y el 4 de abril, apenas llegaron al aeropuerto tuvieron problemas: su lugar en primera clase no existía y todos debieron viajar en Business; mas tarde cuando arribaron a destino el transporte que debía trasladarlos al hotel no estaba y la familia tampoco tenía un teléfono de contacto de ningún representante de la agencia de viajes.

Ellos habían abonado un paquete de viaje que incluía vuelos en primera clase, transporte entre los aeropuertos y los hoteles y alojamiento en complejos de Estados Unidos y México.

Al no encontrar el auto que los llevaría al hotel, contrataron un auto para llegar a The Palms Hotel & Spa en Miami. Hasta ese momento ningún integrante del grupo -que incluía chicos, un bebé y una mujer discapacitada- había podido comer ni tampoco ir al baño.

Las malas noticias no paraban de suceder una detrás de la otra: en el hotel les dijeron que en lugar de tener ocho noches reservadas tenían solo una por lo que al día siguiente los “invitaron” a abandonar las instalaciones.

Allí un representante de la agencia de viajes los derivó a un hotel de menor categoría que al prometido y abonado, por lo que de a poco comenzaron a dejar de responderles las llamadas o los correos electrónicos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico