Una clase pública con mucho movimiento y conciencia

Más de 300 personas participaron ayer de la clase pública que, pasado al mediodía y frente al Concejo Deliberante, brindaron supervisoras de la Región VI del Ministerio de Educación de Chubut. Desde las escalinatas del edificio legislativo se reclamó una "urgente" respuesta y solución por parte del gobierno provincial al conflicto docente.

Pese al viento, más de 300 personas participaron ayer de la clase pública que para respaldar el reclamo docente y pedir una urgente respuesta del gobierno, dieron supervisoras de la Región VI del Ministerio de Educación.

La clase, seguida con atención por docentes, alumnos, directivos, supervisores y concejales de todos los bloques, se efectuó luego de que responsables de varios colegios de la ciudad leyeran, de manera alternada, el documento que -en la noche del martes, en Supervisión- se redactó y desde el que se exigieron respuestas gubernamentales que no solo pasan por lo salarial.

En el documento se repasó un extenso listado de incumplimientos y falencias por parte del Ministerio de Educación, y también se repudió enfáticamente “la represión que sufrieron nuestros colegas en la tarde-noche del martes en Rawson. A los docentes no se les pega; se les atiende y da respuestas”, remarcó una de las directoras, que generó el primer aplauso de la ventosa jornada. “La actual problemática requiere respuestas políticas a la altura de las circunstancias y no la violenta respuesta del Estado”, remarcó.

LA CLASE

Tras la lectura del documento que en representación del Concejo Deliberante recibió el concejal de Chubut Somos Todos, Ricardo Gaitán, comenzó la animada clase pública en la que hubo ejercicios, tanto físicos como de pensamiento y análisis.

Alejandra Caamaño, supervisora titular de Educación Física del nivel primario, comenzó con un ejercicio de identificación del escenario y del público para luego, con simples ejercicios físicos, caracterizar a los gobiernos nacional y provincial que, tanto ella como los “alumnos” (entre estos los concejales) identificaron como de derecha.

Esa definición del gobierno se realizó en base a pasos a ese costado, que en la vereda del Concejo y casi llegando a la calle, realizaron todos, incluidos los concejales de la Alianza Cambiemos.

“Al ser gobiernos de derecha no les interesa ni la cosa pública y mucho menos la educación pública, que en esa línea de pensamiento siempre es un gasto. Por eso a los docentes se les quieren quitar derechos, entre ellos los más básicos”, acotó Caamaño.

Antes de dar paso a su colega, la supervisora también señaló la necesidad de continuar, a través del gremio, defendiendo esos derechos. “Podemos estar de acuerdo o no en algunas cosas o acciones, pero todos debemos tener en claro qué es lo que estamos defendiendo y hacia dónde apuntamos. Al docente que no haga su tarea desde el ejercicio de defensa de derechos, le recomiendo que se pongan un kiosco”, cerró.

Virginia Lines, supervisora para jóvenes y adultos del nivel primario, tomó la posta y abordó la caracterización de los gobiernos desde un análisis económico, partiendo de la premisa que “lo que hay que defender es la educación pública, que es un derecho”, despertando nuevos aplausos.

En tiempo de “recreo” hablaron Gladys Diaz, de la CTA, que también sumó su voz en relación a la defensa del derecho de la educación, y Virginia Bomel, una maestra jubilada presente que, con claridad, dijo que “esta clase tiene que ser un punto de partida. Estamos en tiempo de lucha y debemos seguir por las tomas pacíficas y otras acciones para que el gobierno, que se hace el sordo, nos escuche y dé respuestas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico