Universidad sí, asignaciones también

Una nueva causa une a la mayoría de la dirigenia política contra la política de achicar el Estado. La cintura de los que quieren ser candidatos, la refinanciación de la política y los millones a recuperar.

El recorte de la semana

En Chubut en general, y en Comodoro en particular, no hay lugar para bajar la guardia; dejar de mirar con lupa los boletines oficiales del Gobierno nacional o leer entrelíneas las declaraciones nunca ingenuas de los funcionarios que hoy practican el ajuste como método de gobierno. En la semana que cerró ayer el tema dominante fue el recorte de fondos en las universidades públicas, que en este caso toca de cerca por la San Juan Bosco donde el año pasado, con la elección de Carlos De Marziani como nuevo rector, se ratificó un camino iniciado en 2005 con Jorge Gil, cuando la casa de estudios decidió empezar a mirar un poco más alrededor y a tomar partido en determinados temas, con la oposición de quienes siempre optaron por una universidad más cerrada; o en todo caso no tan asociada con determinado partido político. Eran los mismos que aplaudieron el largo gobierno de Hugo Luis Bersán, mandato en el cual fueron denunciados él y otros integrantes de su séquito por oscuras maniobras que nunca tuvieron una debida condena.

Desajustados

El rector De Marziani explicó claramente que la demora en el envío de fondos dificulta el mantenimiento de la universidad que tiene sedes en esta ciudad, Trelew, Esquel y Puerto Madryn. Hay serias denuncias de que la falta de obras pone en riesgo hasta la integridad física de estudiantes, docentes y trabajadores. Además, la pobre oferta de aumento salarial realizada por el Gobierno nacional no satisface a los profesores que no han iniciado las clases durante el segundo cuatrimestre. En este contexto, uno que sigue atento la situación es el senador Mario Pais, quien reclamó la presencia en el Congreso del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. Tras avalar la demanda salarial recordando que “el Poder Ejecutivo nacional estimó en el Presupuesto de 2018 que la inflación sería del 15% anual, sin embargo dicha meta resulta anacrónica ya que, tal como reconociera el presidente Mauricio Macri, será como mínimo del 32%”, el legislador destacó que “en la Provincia del Chubut, la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco forma a miles de jóvenes, y cualquier agravio hacia este objetivo nos interpela a luchar por una remuneración adecuada a los docentes, ya que es un deber del Estado argentino garantizar la calidad de la educación pública y no comprometer el futuro del país”.

Como en los 90

Inevitablemente se cae en la comparación, ya que las políticas que aplica Macri van al mismo lugar al que nos llevó Carlos Saúl Menem: desfinanciar al Estado para empobrecerlo y apropiarse de lo que genera beneficios para afrontar empréstitos de dudosos destinos. Uno de los que así lo lee es el viceintendente Juan Pablo Luque, presente el viernes, junto con el concejal Nicolás Caridi, en la manifestación que reunió a más de un millar de personas en la Ciudad Universitaria. “Es una política que se repite, como la que vivimos en los 90. Lamentablemente algunos no se dan cuenta que son las universidades las que terminan definiendo los futuros de los pueblos”, expresó Luque, agregando que “la universidad pública en la República Argentina siempre fue prestigiosa, un ejemplo permanente de científicos, investigadores, todo tipo de profesionales que han egresado y contribuido al crecimiento del país. Por eso tenemos que repudiar la medida de este gobierno nacional que le da la espalda a la educación pública y gratuita en todo el país”. Y sí, como circula en las redes: “La Universidad Pública nos dio 5 Nobel; la privada nos dio a Macri”. Justo el que define la suerte de todos.

A todos nos toca

Son tiempos de toma de conciencia y de obligada unidad en el sur de la Patagonia. A esa conclusión se llegó al comprobar que aquella desmentida “campaña del miedo” previa a las elecciones de 2015 se quedó corta si se hace un rápido inventario de lo que pasó en apenas tres años. A la quita de reembolsos por puertos de la región, aquí hay que sumar los tarifazos, la eliminación del Fondo Sojero y el cierre de fábricas en el valle, por ejemplo, que llevaron a que esa zona hoy tenga el triste privilegio de ser la de mayor desocupación en todo el país. Pero uno de los aspectos más dañinos de llegar a concretarse, sería la quita en las asignaciones familiares que no fue desestimada, sino postergada hasta fin de mes, como recordó en las últimas horas el senador Mario País. Será por ello que en la movilización de Km 4 se pudo ver no solo a miembros de la comunidad universitaria, sino también a integrantes de otros sectores que le dan pelea al ajuste.

Por esas horas, en otro punto de la ciudad, el intendente Carlos Linares arengaba a los dirigentes vecinales: “tenemos que ser conscientes del momento. Los referentes barriales observan todo lo que está sucediendo, lo que pasa con sus vecinos y con aquellas personas que perdieron su trabajo o no pueden pagar los servicios”.

La cumbre

De este modo, la reunión del próximo viernes en el salón de un hotel céntrico se podría convertir en un buen punto de partida para que el reclamo llegue a los oídos indicados. En principio todo indica que será masiva ya que hubo que cambiar de sede en función de la cantidad de participantes. Funcionarios, legisladores y dirigentes sociales de toda la Patagonia comprometieron su presencia. Vendrá hasta Alberto Fernández, el exjefe de Gabinete de todo el gobierno de Néstor Kirchner y del primer año de Cristina. Enfrentado luego con el kirchnerismo, tuvo un fugaz acercamiento con Sergio Tomás Massa y hoy es partidario de la unidad peronista porque sabe que sólo así se podrá ganar en las próximas presidenciales, más allá del nombre del candidato.

Uno de los incómodos

Cuando el intendente confirmó la presencia de Alberto Fernández, fue consultado acerca de si también había invitado al único legislador nacional de Cambiemos que tiene Chubut, el diputado Alberto Gustavo Menna. Linares dijo que no necesitaba una invitación particular para sumarse al debate, ya que la convocatoria es general. Seguramente Menna no irá porque se vería obligado a defender lo indefendible y ya bastante le cuesta mantener su precandidatura a gobernador en pie, sabiendo que inevitablemente el electorado lo asociará el año próximo con el ajuste, la poda de derechos, la recesión, los tarifazos y la desocupación.

Menna fue uno de los que en el asado con Macri del jueves a la noche pidió que se arbitraran algunas políticas para evitar medidas por las cuales los diputados “deben poner la cara” en sus provincias. De paso, aprovechando la inusual apertura del Presidente y su círculo, pidieron una mejor comunicación y que se tuviera en cuenta la opinión de la UCR en la alianza Cambiemos. Lo que se ignora es si él también reclamó flan como postre, en ese grito primitivo que se ha convertido en el nuevo estandarte del macrismo para expresar su desprecio a quienes no son como ellos: es decir la inmensa mayoría.

En tierra hostil

Es más que probable que llegado el caso, Menna no cuente con el respaldo necesario de Nación para encarar una campaña a gobernador en Chubut. Es que la ingeniería política que dicen por estas horas analizan los “popes” del partido neoliberal contempla la posibilidad de sacrificar a los aliados radicales para intentar asegurarse cuatro años más en Nación y en la provincia de Buenos Aires. Para ello, Macri debería “pactar” las continuidades de los actuales gobernadores. Ese sería el precio a pagar si pretende que no le tuerzan el brazo cuando empiecen a notarse aún más en la cotidianeidad las consecuencias de haber vuelto al regazo del FMI.

Rápido de reflejos, el diputado Menna sorprendió a más de uno el viernes cuando concurrió al sindicato petrolero a entrevistarse con su titular, Jorge Avila. Allí no solo admitió tácitamente que las cosas no están tan bien como dice su gobierno, sino que también se comprometió a votar en contra si es que se trata en el Congreso el recorte de las asignaciones familiares. Claro que quizás ello no haga falta porque esa iniciativa saldría por decreto.

Sin pasado

Uno que sigue dispuesto a dar pelea por la gobernación es el intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, quien le estaría haciendo guiños a su exenemigo Martín Buzzi para analizar la posibilidad de compartir lista el año que viene. El comodorense daría batalla para volver a ser intendente, consciente de que si pudo hacerlo alguna vez fue por mérito de Mario Das Neves. Ahora parece necesitar otra vez alguna brisa que le llegue del valle. Y no importa si es de alguien a quien tuvo a pan y agua cuando era gobernador.

El mismo objetivo

Mientras el gobernador Mariano Arcioni confirmó que mañana realizará la presentación judicial procurando impedir que Nación les quite a las provincias el Fondo Federal Fiduciario creado en 2009 para la concreción de obras públicas, Carlos Linares participó en la Cámara de Diputados de la Nación de un encuentro organizado por la Federación Argentina de Municipios que preside Verónica Magario (intendente de La Matanza) en el que se analizó cómo repercutirá en cada distrito recibir menos fondos de lo ingresa a Nación por retenciones a la soja y qué se puede hacer al respecto. Por diferentes vías, ambos referentes confluyen en un mismo objetivo. ¿Estarán juntos el viernes en Comodoro?

Enfrentados

Lo cierto es que en donde no se ponen de acuerdo gobernador e intendente es en algunas políticas que tienen que ver con el análisis económico de la Provincia. En la semana que pasó los enfrentó la refinanciación de la deuda que propone el Gobierno provincial para que Nación no le comience a retener fondos de las regalías. Refinanciar compromisos asumidos en el pasado reciente implicaría más tiempo de deuda, pero a cambio de aliviar ahora las cuentas. De allí que se pensaba en la seria posibilidad de dejar de pagar los sueldos en forma escalonada ya desde septiembre. Pero todo indica que ello no será posible porque en la Legislatura Arcioni no tuvo mayoría y aunque apeló al decreto, sostiene que una ley le haría más anchas las espaldas a la hora de ir a negociar con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Pero en la Legislatura no tiene mayoría y su principal adversaria es Gabriela Dufour, la exministra de Economía de Buzzi que se muestra inflexible y que conserva predicamento dentro de la bancada del FPV.

Una que se planta

Justamente el tema de la refinanciación de la deuda provincial provocó fisuras dentro del bloque del Frente para la Victoria, donde a esta altura resulta difícil establecer con cuántos miembros estables cuenta, más allá de Dufour, Blas Meza Evans, Javier Touriñan, Alejandra Marcilla y José Grazzini. Es que, por ejemplo, el petrolero Carlos Gómez y el sindicalista Gustavo Fita suelen mostrar juego propio en determinados temas, igual que Viviana Navarro, quien evidentemente sigue firme junto a Néstor Di Pierro y hoy aparece más cerca de Arcioni que de Linares. Para manifestar que no comparte posturas de su bloque, mantuvo un caliente duelo por tuit con Dufour, luego de haberse enfrentado a gritos hace algunas semanas en una reunión de comisión. Según la exconcejal comodorense, lo único que hace la exministra es “poner palos en las ruedas al gobierno”. Para quienes son habitúes de la Legislatura, no pasará mucho para que Navarro siga el camino de Papaiani, Espinosa, Cunha, Di Filippo, Brúscoli y Cecilia Torres y también ella deje el bloque que en diciembre de 2015 tenía 16 integrantes (la mayoría).

“Porquería”

El que se enojó bastante en el marco de la polémica por la refinanciación de la deuda provincial fue el titular de la bancada del FPV, Javier Touriñan, y sobre todo con un tal Jorge Castillo, a quien le atribuyó “usurpar” el sello de la Federación Empresaria de Chubut (FECh) para urgirlos a aprobar la ley en nombre de los habitantes de esta provincia. “Lo hace en su carácter de militante político. Uno conoce su trayectoria y habla desde el desconocimiento porque no tiene ni idea de lo que está diciendo. La nota es una porquería”, resumió el diputado que al parecer algo de razón tenía porque el susodicho aclaró un día después que cuando redactó su escrito se equivocó de sello y utilizó el de vicepresidente de la FECh, que es el cargo que en realidad ocupa en la institución que preside el dirigente radical Carlos Lorenzo.

Alboroto en Esquel

Mientras por un lado gran parte de la dirigencia política de Esquel está preocupada por la prometida obra del aeropuerto que parece haber quedado relegada por la de Bariloche que da más rating para Guillermo Dietrich y su ministerio de Transporte, por otro lado se cuestiona a la mayoría de Cambiemos en el Concejo Deliberante, que poco y nada hace para revertir la situación. En la última sesión legislativa, a la oposición le cayó mal que el bloque oficialista usara su tiempo solo para hablar de las consecuencias que trajo la aparición de las fotocopias de los cuadernos del chofer Centeno. “Leen Clarín, se sientan acá y repiten pavadas como monos… cuando se robaron la provincia y el Banco Chubut”, les dijo en la cara Christian Pasquini, representante de Chubut Somos Todos, revolviéndoles a los representantes de Cambiemos una herida no tan absurda. Uno de los aludidos era el oficialista Sergio Sepiurka, exjoven brillante del gobierno de Carlos Maestro, a quien acompañó desde el Ministerio de Economía cuando lo conducía Jorge Isidro Conrad. Justamente de ese tema no hablaron los popes radicales cuando hace 10 días se juntaron en Trelew para ver qué posibilidades tienen de volver a ser gobierno, sea por adentro o por afuera de Cambiemos.

Allanada

Fue de las primeras denunciadas en Comodoro cuando empezaron a darse cuenta de que la ayuda post temporal no era real, sino virtual. Pero fue de las últimas en ser investigadas. El jueves los fiscales Anticorrupción encabezaron ocho allanamientos relacionados con las responsabilidades como ministra de Familia de Leticia Huichaqueo. Uno de ellos fue en su propia casa, en Gaiman, de donde es oriunda y pensaba candidatearse a intendente el año próximo. Claro que eso era a principios de 2017 cuando la vida parecía sonreírle. Este año debió dejar el gobierno envuelta en el escándalo, aunque ya no era ministra sino secretaria de Interior. Por ahora los investigadores pudieron establecer que de las 491 bolsas de alimento para perros Royal Canin donado para las sociedades protectoras de Comodoro, solo llegaron 120. Las 371 restantes se habrían comercializado en el valle, supuestamente para reunir fondos para la campaña a intendente de Huichaqueo. Esa marca de alimento es la más cara en el mercado, así que la diferencia habría sido interesante. La exfuncionaria ya había sido mencionada hace algunas semanas por el diario Jornada como objeto de investigación por compras considerables de tutucas, cereales que habrían tenido como fin último los platos de los cerdos que crían para comercializar sus familiares directos. De allí que las propiedades de algunos de ellos también fueron objeto de procedimientos el último jueves.

Los millones de Iturioz

La debilidad de uno de los fiscales de la causa “Revelación” por cuantificar en plata los delitos de la corrupción en que habrían incurrido no pocos empresarios de la construcción volvió a manifestarse en la semana que pasó. Esta vez Héctor Iturrioz fue más preciso al establecer que el Estado recuperará “un millón como mínimo” entre los más chicos y “entre tres y cinco” del resto, por lo que así sí alcanzaría los 60 que anunció la semana anterior. Mientras el jueves otro empresario “arrepentido”, el esquelense Oscar Peña, pidió una probation a cambio de construir un playón deportivo y en paralelo recuperaba su libertad, Iturrioz avaló la aplicación de esa figura bajo el fundamento de que “la pena por este tipo de delitos es de uno a seis años de prisión en suspenso y tienen el atenuante de carecer de antecedentes”, además de que el recupero sería de “90 mil pesos”, muy lejos del millón soñado. “Nosotros queremos recuperar el dinero de los empresarios”, concluyó.

Ahorro ajeno

El debate en el Senado de la Nación para darle permiso al juez Bonadio a allanar propiedades de Cristina Kirchner dejó mucha tela para cortar. Quien vio por TV la intervención impecable de la expresidente habrá podido notar que los tres representantes de Chubut la siguieron con especial atención, lejos de aquellos que miraban el suelo, daban la espalda o se revolvían incómodos, como si se sintieran aludidos por alguna de las aseveraciones de la oradora. La que tuvo que mirarla de frente, obligada porque presidía la sesión, fue Gabriela Michetti, quien luego sería cuestionada por la chubutense Nancy González, pero por otro tema: los recortes que adoptó en el Senado. Es que la vicepresidenta ordenó la reducción de gastos en viáticos, equipos de telefonía móvil, provisión de bebidas e infusiones en los despachos, y servicios de gastronomía. También se buscará reducir la flota de automóviles en un 40 por ciento y se suspenderá la provisión de diarios y revistas. “Si ustedes se quieren reducir porque ustedes son los que gastan, reduzcan ustedes, pero no reduzcan a la totalidad del bloque algo que no hacemos y que no gozamos de esos privilegios”, dijo Nancy González, reclamando conocer –ya que estaba- quiénes son los legisladores que tienen esos beneficios. Todavía no le respondieron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico