Uno de los imputados por el asalto al hotel Lucania seguirá detenido

En una audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Jonathan Leyton, la jueza Mariel Suárez resolvió este viernes ampliar la continuidad de esa medida. La renovó por dos meses o hasta la fecha de realización de la audiencia preliminar en la que se determinará si la causa será elevada a juicio.

A través de videoconferencia, este viernes se realizó en Comodoro Rivadavia la audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Jonathan Leyton, uno de los imputados por el robo al Lucania Palazzo Hotel, ocurrido el 12 de agosto de 2019.

El fiscal Héctor Iturrioz pidió que se mantenga la medida que pesa sobre el imputado, lo que no fue objetado por la defensa del detenido, ejercida por la defensora pública Lilian Bórquez. Así, la jueza natural de la causa, Mariel Suárez, dispuso prorrogar la prisión preventiva del sospechoso por el término de dos meses, o bien hasta que se concrete la audiencia preliminar de la causa, lo que ocurra primero.

De acuerdo al relato de la Fiscalía, el delito investigado se produjo a las 2 de la madrugada de ese 12 de agosto. La acusación pública señala que Jonathan Emanuel Leyton ingresó por la puerta principal de acceso al Hotel Lucania Palazzo, en calle Moreno 676. Se dirigió a un empleado, quien se encontraba cumpliendo su tarea habitual de recepcionista, se identificó con un nombre falso y manifestó que tenía una reserva efectuada con anterioridad.

En esa instancia y cuando el empleado se disponía a registrar al nuevo huésped, Leyton extrajo de entre sus ropas una pistola, deslizó la corredera hacia atrás como dejando “bala en boca” y apuntó hacia el trabajador. Le dijo que se quedara tranquilo y le exigió que lo guiara hacia las oficinas de la administración. En el camino le sustrajo al recepcionista una billetera de cuero con documentación y dinero.

En forma paralela, según relató la Fiscalía, Marcos Gustavo Ceron y otras dos personas, movilizándose a bordo de una Volkswagen Amarok, estacionaron en el portón de acceso y accionaron el llamador, lo que provocó que el guardia de ese sector del hotel, ya advertido que por esas horas arribaría un pasajero, abrió el portón eléctrico y se dirigió al acceso para la recepción formal del supuesto huésped.

Una vez que la camioneta ingresó al estacionamiento, el guardia se dirigió hacia el conductor del vehículo. Desde las plazas traseras descendieron dos hombres con sus rostros cubiertos quienes portando armas de fuego redujeron al custodio luego de un breve forcejeo. En ese forcejeo uno de los agresores le propinó al trabajador golpes en el cráneo con un revólver, causándole lesiones de carácter leve.

Ya reducido el vigilador, procedieron a atarlo de pies y manos con trozos de alambre que los delincuentes llevaban. Luego le sustrajeron su teléfono celular marca Motorola. En ese mismo momento el recepcionista fue conducido por Leyton hacia la cochera del hotel. Lo arrojaron al suelo junto al guardia y también fue maniatado.

Una vez reducidos los empleados, prosigue la Fiscalía en su acusación, Leyton y Ceron se dirigieron a los pisos superiores donde se encuentran las oficinas administrativas y las oficinas del sector de eventos. Allí sustrajeron dinero en efectivo, dos proyectores, marca Viewsonic y las llaves de una Fiat Toro, propiedad de un huésped. Así, tras apoderarse del dinero y elementos ya descriptos, todos los involucrados escaparon en la camioneta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico