Unos diez testigos declararán hoy en el juicio por el feminicidio de Micaela

Durante las dos primeras audiencias efectuadas el jueves y viernes a puertas cerradas, declararon los tres acusados: Sebastián Wagner; su hijastro, Gabriel Otero y el dueño de la gomería donde trabajaba el primero, Néstor Pavón. Mientras Otero y Pavón se declararon inocentes, Wagner reconoció que violó a la joven, pero culpó a su jefe de haberla asesinado.

El juicio por el feminicidio de Micaela García, la joven asesinada en abril pasado en Gualeguay, se reanudará hoy en los tribunales de esa ciudad entrerriana con la declaración de diez testigos propuestos por la fiscalía y la querella.Esta tercera audiencia del debate oral comenzará a la 9, en el edificio judicial situado en la calle Monte Caseros 239, en esa ciudad.Durante las dos primeras audiencias realizadas el jueves y viernes a puertas cerradas, declararon los tres acusados: Sebastián Wagner (31); su hijastro, Gabriel Otero (21), y el dueño de la gomería donde trabajaba el primero, Néstor Pavón (35).Los tres están imputados de “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y feminicidio”, que prevé una pena de prisión perpetua, mientras que a Pavón también se lo acusa de encubrimiento.El jueves pasado Wagner admitió haber abusado sexualmente de Micaela, pero que luego fue “a drogarse” y que en ese lapso Pavón “la violó y ahorcó”.En esa primera jornada, Pavón se declaró inocente del crimen y dijo que lo que único que hizo fue prestarle el auto a Wagner, aunque -según interpretaron los presentes en la audiencia- en su intento por desvincularse del feminicidio, incurrió en muchas contradicciones.Luego declararon otros testigos, entre ellos dos amigos de Micaela y su madre, Andrea Lescano, quien aseguró que aún no puede “superar el hecho”, por lo que inició tratamiento y que “como madre” no entiende la violencia que hubo contra Micaela.“Ninguna condena por más dura que sea me devuelve a mi hija”, dijo el padre, Néstor “Yuyo” García y señaló que la familia busca recordar de Micaela “su vida, su sonrisa, su visión positiva de la vida y no la forma en que la mataron”, razón por la cual no vieron su cuerpo ya que “como la encontraron, no era ella”.En la segunda audiencia, siete de los testigos presentados por la fiscalía y la querella dieron otra versión acerca de lo que hizo Pavón durante la noche y madrugada del 1 de abril, cuando desapareció la joven, en tanto que el testimonio propuesto por su defensa también lo contradijo.Otro testigo de la segunda jornada fue un hombre que ratificó que Otero estuvo junto a Wagner a bordo del Renault 18 Break, alrededor de las 8.30 del sábado.Mientras, el joven acusado dijo a la prensa que en su “inocencia” lavó el auto y quedó detenido “por eso”, y que “no hay pruebas, no hay algo” que lo involucre en el caso.Otero expresó que lavó y aspiró el auto “inconscientemente” porque era “un día de calor y estaba aburrido”.

VIOLADA YESTRANGULADA

Micaela (21) fue vista con vida por última vez durante la madrugada del 1 de abril último, cuando regresaba a su casa en Gualeguay luego de haber concurrido al boliche King de esa ciudad.De acuerdo con la acusación fiscal, la víctima fue interceptada por Wagner y su hijastro, quienes iban a bordo de un Renault 18 Break, cuyo paso quedó registrado por distintas cámaras de seguridad.El 7 de abril, Wagner fue detenido en el partido bonaerense de Moreno luego de haber sido vinculado con el crimen a través de distintas pruebas.Un día después, el cadáver de la chica fue encontrado semienterrado entre pastizales cerca de la ruta Nacional 12, en Gualeguay, a unos tres kilómetros de donde se había encontrado una sandalia, un pantalón y un manojo de llaves que le pertenecían.Los médicos forenses determinaron luego que la víctima había sido violada y estrangulada el mismo día en que había desaparecido.El feminicidio de Micaela generó una gran conmoción ya que Wagner había sido condenado a nueve años de prisión por dos violaciones, pero se encontraba en libertad condicional por orden del juez de Ejecución Penal de Gualeguaychú, Carlos Rossi, quien afronta ocho pedidos de enjuiciamiento, pero hasta ahora ninguno de ellos ha sido tratado por la comisión legislativa.El caso de Micaela derivó también en que el Congreso Nacional sancionara en julio la ley que limita las excarcelaciones para condenados por delitos graves como homicidio, robo agravado, secuestro, trata de personas, entro otros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico