Vecinos de barrios afectados pidieron continuidad de exenciones impositivas

Con la presencia de ocho ciudadanos y la exposición de la Secretaría de Recaudación, se realizó la audiencia pública por la Ordenanza Tributaria Anual, en donde los más perjudicados por la catástrofe del año pasado plantearon una prórroga en la ordenanza que los mantuvo hasta el momento exentos de pagar algunos impuestos municipales. Además, se revisó también la cuenta 2017 con una sola ciudadana presente.

El secretario de Recaudación, Israel Coen, expuso las previsiones en cuanto a los aumentos de tasas e impuestos municipales para el 2019. En líneas generales, resaltó tener “la alícuota más baja del país en cuanto a ingresos brutos”.

Además, recordó el descuento en los intereses para el pago por morosidad: “se ha modificado la bonificación para los contribuyentes que tuvieron deuda y quieren regularizar la misma, con una quita de intereses considerable. Sabemos que los comercios están pasando una situación difícil”.

También reconoció que el mayor aumento se da en la Tasa de Higiene Urbana, justificado en que “hemos tenido una gran inflación y paritarias altas en el gremio de camioneros que influye en el costo del servicio de la empresa Urbana”.

LOS VECINOS

De los 17 vecinos inscriptos se presentaron solo cinco, sumado a otros tres del barrio Pueyrredón que no alcanzaron a inscribirse pero solicitaron el favor de poder participar. El pedido de ellos, similar al de los que representan al Juan XXIII, coincidió en la necesidad de prorrogar la ordenanza 12623/17 que estableció la suspensión del pago de impuesto inmobiliario y tasa de higiene urbana para quienes fueron afectados por el temporal del año pasado. El beneficio vence en 2019 y por eso solicitaron una prórroga hasta que se realicen las obras hídricas prometidas por Nación.

Desde el Juan XXIII, el vecinalista Víctor Bonzano agradeció la posibilidad de expresarse como ofrece el mecanismo de audiencia pública. Recordó que los vecinos “vimos con agrado cuando se sancionó la ordenanza que eximía a los inundados de pagar impuestos. Hubo una prórroga y hoy eso caduca, por lo cual nosotros deberíamos pagar esos impuestos como cualquier vecino”.

Cuestionó que “hoy por hoy, el barrio Juan XXIII está definido por categoría en la misma zona que barrios privados o semi privados, o el barrio Roca. Independientemente de que la gente va a pagar de acuerdo a la vivienda o las mejoras, las casas del Juan XXIII todavía se están recuperando”.

Su vecino Francisco Cores aclaró que “no quiero exención. Quiero que legislen en función de la realidad. Mi vivienda tiene más de 300 metros. Pero hoy mi casa no cotiza. No se puede alquilar ni vender porque está en la zona inundada. Lo que vengo a pedir es que se legisle a los efectos de lo que se considera zona de catástrofe. La inundación genera daños que no son solo los visibles. Genera daños de deterioro de la vivienda, daños estructurales. Todos queremos que se hagan las obras pero no comienzan y cada mes que pasa la vivienda de cada uno de nosotros se deteriora más”.

En la misma línea habló José Cores, quien también hizo referencia a la necesidad de las obras porque en el barrio corre el agua cloacal.

Por parte del barrio Pueyrredón, Carolina Álvarez pidió que se tenga en cuenta que “el triángulo comprendido entre Roca, Kennedy y Chile tiene un historial de inundaciones. Las calles son un río cada vez que llueve y hay una pérdida del valor de las propiedades”.

En este sentido, solicitó que todas las propiedades de las zonas afectadas el no pago de Tasa de higiene Urbana e impuesto inmobiliario; una reducción del 80% en cuanto al valor de tierra por zona inundable”.

Otra vecina del barrio, Adela Andrade, expresó la necesidad de que “se arreglen las cloacas, que se reconstruyan las redes cloacales y los pluviales, que no se viertan líquidos cloacales en el canal de la avenida Roca”.

Además solicitó que “hasta que no se adecue o no se haga algo respecto a las cloacas, la SCPL nos exima de pagar ese servicio”.

Por último, Ana María Koziak también se refirió a la pérdida de valor de los inmuebles después del último temporal y coincidió en la crítica sobre el canal de la avenida Roca que “funciona como pluvial y cloacal”. En consonancia con las vecinas preopinantes pidió la extensión de la ordenanza que los exime de pagar algunos impuestos municipales y el no cobro del servicio por parte de la SCPL”.

En otro orden de cosas, el vecino Horacio Barrandeguy consideró que “la gente que paga siempre debe ser premiada” y propuso que “el descuento del pago anual podría ser tres veces mayor sin necesidad de perjudicar al municipio (actualmente es del 10% para los que pagan los 12 meses en enero). Y por otro lado reconoció la lógica de que los aumentos suban de acuerdo a la inflación pero pidió rever las valuaciones fiscales (de la vivienda). “Estaría bien que aumenten los impuestos pero no la valuación fiscal (de la vivienda) porque eso es lo que repercute después en los contribuyentes”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico