Vecinos del barrio Gregores pidieron más seguridad policial

Un violento asalto a mano armada perpetrado el último fin de semana en el barrio Gobernador Gregores de Caleta Olivia, en el cual resultó víctima una mujer que fue brutalmente golpeada por dos sujetos para robarle dinero, aparatos electrónicos y su auto, colmó la paciencia de vecinos de ese sector urbano conformado por departamentos en edificios monoblocks.

Denunciaron públicamente que la inseguridad se incrementó en el curso de los últimos meses y se ve reflejada por una escalada de robos de cubiertas y baterías de vehículos, arrebatos de teléfonos celulares e ingreso de delincuentes a los domicilios.

Por ello, integrantes de la comisión normalizadora de la unión vecinal que lidera Álvaro Santana, solicitaron una urgente reunión con autoridades policiales, la cual se concretó en la tarde noche de este martes en una reducida oficina que facilitaron funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV) ubicada en el mismo barrio.

A la misma acudieron, entre otros altos oficiales, el jefe de la Dirección Zona Norte, Pablo Rodríguez; el jefe del Comando Radioeléctrico, Hugo Ortiz y el jefe de la Comisaria Seccional Segunda que tiene jurisdicción en ese barrio, Cristian Cansinos.

También se hizo presente el secretario municipal de Gestión Comunitaria, Pablo Calicate y la concejal Paola Álvarez.

Del violento asalto a la vecina Susana Ercoles, a la que dejaron maniatada, se sabe que su vehículo fue hallado en la Ruta 3, a varios kilómetros al sur del ejido urbano y que a las investigaciones del caso se encuentra afectado personal de la DDI en procura de identificar a los malvivientes.

En el encuentro con las autoridades, vecinas y vecinas describieron una serie de hechos delictivos que no fueron aclarados, entre ellos otro asalto con armas de fuego ocurrido hace más de un año, cuando una joven se arrojó por la ventana de un primer piso .presa del terror que le causaron dos encapuchados que ingresaron a su departamento.

Otros testimonios dieron cuenta de gente desconocida que ingresa a los palieres y golpea puertas esperando que los moradores las abran, como así también de individuos que merodean de día y de noche y de juntas de beodos que se tornan peligrosas.

Los dirigentes barriales señalaron además que ese populoso sector urbano no cuenta con cámaras de video públicas y hay pocas privadas e incluso revelaron que desde fines de 2018 vienen pidiendo a Servicios Públicos que coloque más alumbrado, pero desde la gerencia de esa empresa provincial continúan contestándoles que no se dispone de presupuesto para insumos.

La reunión se extendió por más de dos horas y se preveía acordar el mejoramiento del sistema de vigilancia, estimándose que la dirigencia vecinal o la policía darían a conocer mañana un detalle de las acciones que se llevará a cabo de manera permanente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico