Vecinos del Juan XXIII todavía necesitan de la solidaridad

Luego de casi cuatro meses de entrega de donaciones a los vecinos del barrio Juan XXIII, los vecinos autoconvocados solicitan a los habitantes de la ciudad continuar con la ayuda para seguir brindando asistencia a familias que al día de hoy continúan damnificadas por el temporal.

Pasaron 161 días del temporal que dejó en ruinas a la ciudad de Comodoro Rivadavia, que al día de hoy continúa con un paisaje marcado por el agua, barro y la falta de evolución en las obras.

En esos ya más de cinco meses, un grupo de vecinos autoconvocados del barrio Juan XXIII tomó la rienda y empezó a repartir donaciones autoconvocadas que llegaban al barrio de distintas partes, luego de que les cerraran las puertas de la asociación vecinal y del gimnasio recientemente inaugurado en la plaza 1 de Mayo.

En un primer momento las donaciones fueron entregadas en la iglesia San José Obrero y luego se trasladaron a una casa arrasada por el temporal que fue prestada hasta el día de hoy por una vecina que perdió todo.

Así fue como hasta el 27 de julio de este año llevaban entregadas más de 6000 donaciones, entre colchones, frazadas, juegos de sábanas, kits de limpieza, kits de alimentos, agua envasada, pañales, ropa de abrigo, calzado y toallas entre otros elementos.

Los autoconvocados continúan reuniéndose y haciendo entregas todos los sábados a partir de las 15:00 en la calle Juana Azurduy entre Manuela Pedraza y avenida Kennedy, pero se están quedando sin elementos para repartir entre los vecinos que todavía no pueden rehacer su vida tras el temporal.

Por eso además de convocar a todos los habitantes de la zona que tengan necesidades a acercarse con DNI en mano para ser registrados, invitan a los ciudadanos a que colaboren con lo que puedan aportar: "todo granito de arena hace la diferencia", aseguran.

Embed


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico