"Yo no entré, me empujaron"

Richard Barnett, de 60 años, ingresó al despacho de la presidenta de la Cámara de Representantes y puso sus pies sobre el escritorio. Además, dijo que le dejó una carta.

Richard Barnett, uno de los manifestantes que protagonizó el asalto al Capitolio en Estados Unidos la semana pasada, durante el cual se mostró sentado en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, negó haber ingresado por propia voluntad al despacho. “Yo no entré, me empujaron”, sostuvo.

Barnett, de 60 años y apodado Bigo, fue arrestado en las últimas horas, acusado de tres cargos federales, entre los que se encuentran "robo a la propiedad pública", "conducta violenta", además de "entrada y permanencia en zonas restringidas sin autorización" durante el asalto al edificio público en Washington DC por parte de manifestantes pro Donald Trump.

En un video de Youtube, el residente de Arkansas dijo que “ellos empezaron, ellos empezaron. Yo vine a protestar pacíficamente”. “No entré, me empujaron”, agregó Barnett.

Asimismo, mostró un sobre membretado de la oficina de Pelosi. “Pagué una cuarta parte por esto. ¡No soy un ladrón! Tenía mi sangre en él”, dijo, en relación a que dejó 25 centavos sobre el escritorio a cambio del sobre: “No soy un ladrón”, agregó.

El manifestante que irrumpió en el Capitolio también le envió un mensaje a Pelosi a través de una carta que dejó en su escritorio. “Nancy, cuando regreses al trabajo, puedes leerlo", continúa. "Te voy a decir lo que dice... dice, '¡Nancy, Bigo estuvo aquí, tú p ...!'.

El fiscal general interino de EE.UU., Jeffrey Rosen, se refirió en un comunicado a la invasión al Capitolio y en particular al ingreso de Barnett a la oficina de Pelosi. “Las imágenes impactantes del Sr. Barnett con las botas sobre un escritorio en la oficina del presidente de la Cámara el miércoles fueron repulsivas", sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico