Cada sector del petróleo tironea por lo suyo en la Mesa Chubut

Las operadoras van por la flexibilización, los petroleros por garantías de empleo y las provincias reclaman un precio sostén que no debilite sus regalías.

Las empresas vienen ganando las negociaciones, con anuencia del gobierno nacional, mientras los sindicatos buscan ceder lo menos posible. La crisis petrolera convocó ayer a una reunión en la Casa del Chubut, a modo de previa del encuentro que podría desarrollarse hoy, en continuidad con la Mesa Chubut para evitar despidos.
El tema central por estos días es cómo aplica el acuerdo de precios de petróleo interno que gradualmente se acoplarán con los de importación. Los precios internacionales actuales están entre 50 y 55 dólares por barril, en tanto que el plan del gobierno nacional es quitarle un dólar por mes para llevar al Medanito a 55 dólares y el Escalante a 47.
En el entorno del gobernador Mario Das Neves están preocupados por el impacto que tendría ese precio del Escalante en la recaudación de regalías petroleras, pese a que la diferencia de precios entre un tipo de petróleo y otro es de 8 dólares (el año pasado llegó a casi 15 dólares).
Las productoras y las refinadoras de petróleo del país llegaron a un acuerdo a principios de mes para fijar el valor del crudo, con el objetivo de acoplar con los valores internacionales en 2018 y establecer una suba de los precios de las naftas y el gasoil en los surtidores.
"Acuerdo para la transición a precios internacionales de la industria hidrocarburífera argentina" es el nombre del documento, difundido por El Inversor Online. Establece que sólo se podrán importar crudo y derivados cuando se agote la oferta local y que el piso de 55 dólares para Medanito rige si el crudo mundial no baja de 45 dólares por diez días.
Al mismo tiempo, Chubut tiene una herramienta para aplicar en el corto plazo: una comisión de seguimiento de los contratos petroleros para saber si cumplieron con los compromisos asumidos entre 2013 y 2015 y están en condiciones de acceder a las extensiones de las concesiones, casi todas negociadas en el gobierno de Martín Buzzi.
En ese marco, el gobierno de Das Neves estima que solicitarán la readecuación de los planes de inversión para no frenar el ritmo de actividad ni entorpecer las estrategias de las empresas ante un contexto crítico de la industria. Sin embargo, el mayor impacto vendrá por el lado de los trabajadores puesto que las empresas presionan recortes salariales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico