Crece la presión de la comunidad para que no desmantelen las turbinas de Km 5

Los trabajadores de las Centrales Térmicas Patagónicas siguen firmes en su determinación de impedir el "desguace" de las históricas turbinas de la planta de Kilómetro 5, que la empresa comandada por el Grupo Taselli venía llevando adelante por considerar que se trataba de "material desechable" y por lo tanto pasible de desmantelamiento y venta como chatarra. El gremio de Luz y Fuerza analizó ayer la situación en una asamblea realizada en el valle. Mientras, la Comisión Evaluadora del Patrimonio Histórico Cultural y Natural de Comodoro Rivadavia reclamó por nota la suspensión de las tareas y el regreso del material ya retirado de la planta.

Los trabajadores de Centrales Térmicas Patagónicas de Kilómetro 5 continúan bloqueando el ingreso a la planta de la cuadrilla de técnicos enviados desde Buenos Aires para desarmar las históricas turbinas en desuso para, luego de extraer el cobre, venderlas por chatarra, acción que pudieron desarrollarse hasta el domingo, cuando como informó en exclusiva El Patagónico, el personal decidió oponerse al desguace.
Los delegados del personal, entre ellos Juan Carlos Varas, viajaron ayer a Trelew, donde informaron de la situación al titular del gremio de Luz y Fuerza, Héctor González, en una asamblea en la que, además, se planteó el reclamo por el atraso de actualización salarial, desde hace más de dos años.
"El gremio va a tomar una decisión, en función de lo que responda la empresa. Nosotros seguimos firmes en impedir que se lleven las usinas, tal como se lo hicimos saber al propio Greco", dijo a este diario el delegado Juan Carlos Varas, en relación a Ricardo Grecco, el directivo de Centrales que estuvo el lunes y el martes en Comodoro tratando de convencer a los trabajadores de que desistan de la medida.

SON BIENES HISTORICOS
La Comisión Evaluadora del Patrimonio Histórico Cultural y Natural del municipio, que conforman especialistas de la comuna, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y de la Sociedad de Arquitectos de Comodoro Rivadavia, también hizo oír su voz sobre el tema.
En una nota que dirigieron al presidente del directorio de Centrales, Ricardo Grecco, la Comisión transmitió su preocupación porque "los elementos que componen el bien (la usina), como el edificio, están siendo vulnerados" en abierta violación y desconocimiento de que se trata de bienes de interés patrimonial.
La comisión recuerda que esa declaración se dio por la ordenanza 11.501/14 y que con la intención de preservarlas para la ciudad se está trabajando con esos bienes y con el edificio desde hace más de 10 años.
"De esta labor de estudio y puesta en valor ha surgido, precisamente, la necesidad de un marco legal que proteja los bienes de las distintas intervenciones, como las tareas que se están llevando adelante que infringen la ley", se sostiene.
En el escrito se recuerda que cualquier cambio en las instalaciones "debe contar con el expreso consentimiento, fiscalización y asesoramiento de la comisión" y se solicita formalmente que se "detenga el desmantelamiento y retrotraiga la situación al estado anterior de integralidad del bien", sin perjuicio de aplicar las sanciones que ya correspondan por haber efectuado los trabajos sin la necesaria autorización.

LA VOZ DE LA EMPRESA
Grecco justificó el desmantelamiento y retiro de las siete históricas usinas en desuso en la necesidad que contaba la firma con algún ingreso fresco, aunque dijo que el mismo era menor, y en que los motores solo ocupaban lugar, que es necesario para, explicó, repotenciar dos de las usinas a partir de un crédito aportado por la Secretaría de Energía de Nación.
"Los accionistas a los cuales represento, estamos haciendo especial esfuerzo para lograr un préstamo para mantenimiento recurrente que está establecido por ley y que en un plazo de 30 días se aprobaría.
Por eso, ya comenzamos con los trabajos de modernización y puesta en valor por lo menos de dos de las generadoras, y estaríamos triplicando la producción y los ingresos", señaló en el diálogo que, en la noche del lunes, mantuvo con este diario.
"Acá no se está desguazando nada, se están sacando elementos ociosos que no sirven para nada. Es un pequeño esfuerzo para mejorar la situación en general, porque estos motores no tienen valor material y el que pueden tener por concepto histórico es más que relativo", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico