¿Cuál es la agenda pendiente para 2016?

En el último programa de este 2015, Ciudad Abierta, brindó un panorama de los temas que quedarán por resolverse el próximo año: entre ellos la situación petrolera, las obras públicas y el impacto ambiental en la ciudad.

Durante 2015, el valor internacional del crudo tuvo en vilo a la economía regional. Un panorama negro como consecuencia de la crisis internacional en la industria propició que en Chubut 2 mil trabajadores recibieran vacaciones anticipadas. En este contexto es que se vislumbran descensos en las inversiones, por lo menos durante los primeros meses de 2016.

Una de las más primordiales obras pendientes que quedarán en la agenda es la finalización de la repotenciación del Acueducto Jorge Federico Carstens, conocido como Lago Musters. Cabe señalar que este sistema acueducto, inaugurado en 1999, abastece a Comodoro Rivadavia, Rada Tilly, Sarmiento y Caleta Olivia.

Con las obras en marcha se pretende aumentar el caudal de agua, que actualmente es de es de 4.500m3/h y sumarán 2.500m3/h.


CIUDAD ABIERTA MARTES.mp4
Ciudad Abierta. La agenda pendiente para 2016. Canal 9.


El Camino de Circunvalación es otra de las obras necesarias frente al crecimiento urbano sin planificación, que afectó notablemente a la circulación vehicular. Fue en julio de este año que Nación firmó el compromiso para su licitación, con un presupuesto de $300 millones en una primera etapa (valor actual $780 millones).

Otra situación que tendrá que ser revisada el próximo año es el impacto medioambiental que genera el basural, teniendo en cuenta que Comodoro desecha a diario 250 toneladas de residuos.

La nueva planta de tratamiento, que ya está en etapa de prueba, pasó por tres períodos de gobierno (12 años) hasta concretarse. Mientras, continúa la descarga en basural y la quema indiscriminada que afecta tanto a Comodoro como a Rada Tilly.

A su vez en las costas se descargan 70 mil m3/d de efluentes sin tratamiento y la ciudad aún no tiene una política de tratamiento de aguas a escalas urbanas. El vertido cloacal en el mar contamina las playas y varias de ellas están inhabilitadas como balneario.

En este marco, sin políticas ambientales al respecto, mientras que vecinos participan de campañas de limpieza de playas, hay vigente un compromiso de licitación de obra para emisarios cloacales, con un costo aproximado de $400 millones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico