El Senado aprobó la figura del subdistribuidor que permitirá agilizar obras de gas que traba Camuzzi

El proyecto modifica el Marco Regulatorio del Gas Natural y crea la figura del "subdistribuidor" para la construcción de gasoductos en las zonas no atendidas o abandonadas por las empresas concesionarias. De esta forma se podrá acelerar la ejecución de proyectos, brindando igualdad de oportunidades tanto a las empresas como a los pobladores que aguardan por las obras que le permitirán contar con gas natural, algo esencial en tiempos de tarifazos.

Luego de que El Patagónico informara en su edición del domingo que en Comodoro Rivadavia hay cinco redes de gas pendientes de ejecución por la burocracia que impone Camuzzi -la distribuidora que a sus vez aprueba y fiscaliza las obras de infraestructura para la prestación del servicio-, se confirmó la media sanción de un proyecto que permitirá cambiar las reglas del juego ante el monopolio que ejerce esta empresa.
Se trata de la iniciativa que presentó meses atrás el senador por Chubut, Mario Pais (FpV), mediante la cual se propone modificar el Marco Regulatorio del Gas Natural y crear la figura del "subdistribuidor" para la construcción de gasoductos en las zonas no atendidas o abandonadas por las empresas concesionarias, en este caso Camuzzi.
La iniciativa se argumenta en la falta de respuesta por parte de las distribuidoras a las necesidades de millones de argentinos, quienes se ven privados del acceso al gas por redes ante la burocracia administrativa que impone esta compañía a las contratistas al momento de ejecutar un proyecto.
Según explicó Pais, la figura del subdistribuidor "ya existe en los hechos en algunas provincias, a través de entidades como cooperativas, empresas públicas provinciales de petróleo y gas, o terceros interesados, pero siempre dependiendo de la discrecionalidad del concesionario vigente y eso debe cambiar para que sea el propio Ente Regulador el que tenga la potestad de implementarla y no el concesionario".

EL CASO CHUBUT

El senador citó el caso de Chubut, donde "la concesionaria del servicio de gas natural no sólo demora sino que no ejecuta nuevas obras de ampliación de redes, bajo el argumento de no contar con mayor capacidad de transporte o bien indicando que determinadas obras se encuentran alejadas de las redes troncales, estableciendo de este modo zonas de exclusividad".
El proyecto obtuvo media sanción y podría marca un paso fundamental para modificar los tiempos y formas en que se ejecuta un proyecto de gas para un barrio.
Para tener magnitud de lo que representaría basta mencionar que en Comodoro Rivadavia sectores de los barrios Palazzo, Ciudadela, Malvinas Argentinas, Bella Vista Sur y Máximo Abásolo esperan desde hace meses "el inicio de obra" para la ejecución de las redes.
Los proyectos de diferente envergadura ya fueron aprobados por Camuzzi y cuentan con financiamiento del municipio. Sin embargo, la burocracia administrativa y la especulación de la empresa distruidora produce que cientos de familias tengan que calefaccionarse con leña o electricidad en pleno siglo XXI, con lo costoso que implica esa última opción frente a los tarifazos registrados este año.
Las dificultades suelen ser tan complejas que incluso recientemente el municipio le pidió a Camuzzi una prerrogativa que permita que las empresas de mediana y gran envergadura puedan ejecutar hasta cuatro proyectos en simultáneo, y no dos como sucede actualmente.
A esta solicitud se sumó la de poder prorrogar el vencimiento de los proyectos mediante una nota cursada entre la oficina que Camuzzi tiene en la ciudad y el municipio, ya que hoy cada proyecto que debe ser aprobado por la compañía tiene una duración de seis meses, y en caso de no ejecutarse debe ser nuevamente sometido a aprobación, demorando su ejecución y poniendo más trabas a quienes esperan por la obra.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico