El tarifazo recrudece las diferencias del Gobierno municipal con Nación

La tortuosa relación con Nación, iniciada con las negociaciones petroleras, suma otro capítulo tenso con el tarifazo de gas, dos condimentos por los que en la Municipalidad subrayan que la Patagonia se convirtió en un dolor de cabeza para el Gobierno nacional a pesar de ser una región que "les importa muy poco". "Con el afán de decir que están sincerando la economía, vale todo", reprochó el intendente.

Los fallos judiciales le dieron la razón a los reclamos patagónicos por el tarifazo del gas. Y, al menos por ahora, Camuzzi no puede cobrar las facturas que impactaron con subas del orden del 2.000% al sector comercial, industrial y pyme. Como contrapartida, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, propone ahora aplicar subas del 400% aunque lejos de generar posibilidad de diálogo con el interior, la medida fue mal recibida al menos en términos locales, donde tanto el intendente Carlos Linares como su vice, Juan Pablo Luque, lo tildaron de "desprolijo" y de integrar un Gobierno que "no conoce la región ni su realidad".
Para el jefe comunal, tanto el tarifazo como las declaraciones posteriores del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, "no es más que una demostración de la falta de conocimiento que tiene el Gobierno nacional de todo lo que esta región le dio y le da al país", y aunque admitió el atraso en la actualización de tarifas criticó la metodología "sin tener en cuenta la zona, las regiones; las empresas y las industrias".
"Me parece que no es ni más ni menos que otra nueva equivocación que tuvo el Gobierno nacional tal como lo hizo con el tema petrolero", dijo. Consideró entonces que la nueva contrapropuesta de un aumento del 400% "es la misma desprolijidad de siempre. Desde aumentar una tarifa a 1.800% y decir cualquier barbaridad y después bajarla a un 400%, que sigue siendo una barbaridad por la forma desproporcionada que plantean. Yo pienso que Aranguren toma decisiones sin mirar consecuencias".
Sobre este último punto, el viceintendente Juan Pablo Luque consideró que es una "desprolijidad" y que se está negociando con la población: "no pueden tirar de la cuerda de la forma en que lo hacen, no se negocia de esta manera con la población: la región ha dado y sigue dando muchísimo y en forma permanente al país, y el desconocimiento y falta de sensibilidad con una región que hace sacrificios enormes y tiene complicaciones diarias en cuestiones fundamentales nos genera bronca como representantes" subrayó.
"Vemos que la región patagónica le importa poco al Gobierno nacional, y hoy se está convirtiendo en un dolor de cabeza importante" planteó Luque, para valorar el posicionamiento del gobernador de la provincia Mario Das Neves en relación al tarifazo.

"NO PAGUEN LAS FACTURAS"
"Con el afán de decir que están sincerando la economía, vale todo, y lógicamente estos son los problemas que se ocasionan", reprochó el intendente al subrayar que no deben abonarse las facturas del gas que incluyen el aumento cuestionado judicialmente.
Linares recordó que la Justicia Federal hizo lugar a la medida cautelar presentada y que aunque el gobierno nacional apele, actualmente la tarifa se retrotrajo al momento anterior, con lo que la prestadora Camuzzi debe refacturar el servicio y otorgar crédito en las boletas próximas a quienes ya abonaron con el tarifazo aplicado.
"El Gobierno nacional apelará la sentencia, pero mientras eso suceda y se determine el monto fijo que queda hay que volver a pagar lo que se pagaba originalmente" subrayó, para reiterar que "esa boleta no se paga, y no se corre riesgo de corte: en el fallo está bien explicado, no se puede cortar el gas y van a tener que refacturar".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico