En Cambiemos también nombran familiares en cargos públicos

Hay más de una docena de casos de parientes de funcionarios del actual gobierno que accedieron a cargos públicos o tuvieron reacomodamientos en el Estado.

En los casi tres meses que lleva el gobierno de Mauricio Macri, se hicieron públicos más de una docena de casos de familiares de funcionarios que accedieron a cargos públicos en distintas dependencias. Muchos generaron polémica y otros, si bien no han tenido mucha repercusión, dejaron mal parados a algunos integrantes del gobierno de Cambiemos.
El nombramiento de Delfina Rossi como integrante del directorio del Banco Nación durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner generó una polémica que los entonces miembros de la oposición aprovecharon políticamente, ya que la joven era la hija del entonces ministro de Defensa, Agustín Rossi.
El PRO de Mauricio Macri protagonizó ese rechazo, ya que el secretario de Organización Política de la Juventud del partido, Yamil Santoro, intentó mediante una medida cautelar impugnar su designación. El revuelo que se generó fue tal que trascendió las fronteras del país y llegó incluso a que el ex ministro de Economía de Grecia, Yanis Varoufakis, saliera a respaldar su capacidad técnica.
Sin embargo, una vez en el poder, tanto miembros del PRO como de la UCR, que también integra el frente Cambiemos, comenzaron a nombrar familiares en cargos públicos. Según reveló el diario La Nación, hasta ahora hay al menos una docena.
Uno de los más emblemáticos es el de Carla Piccolomini, esposa del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, que fue nombrada en el directorio de Radio y Televisión Argentina (RTA) como directora de Relaciones Institucionales. La cartera de Ibarra está en la mira por ser el lugar en el que se coordinó el plan de despidos masivos en el Estado.
María Cecilia Loccisano, esposa del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, fue designada coordinadora de la Unidad de Financiamiento Internacional en el Ministerio de Salud, que conduce Jorge Lemus.
Otro escándalo sacudió al ministro de Cultura, Pablo Avelluto, que llevó a su novia, Carolina Azzi, a trabajar al ministerio. Luego tuvo que aclarar que fue coordinadora ad honorem en el inicio de su gestión, pero ya no desempeña ninguna tarea. A la que sí nombró Avelluto es a Josefina Rouillet, esposa del titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, que fue designada gerenta general del Fondo de las Artes.
La prima de la vicepresidenta Gabriela Michetti, María Alejandra Illia, ascendió dos categorías consecutivas en el Senado de la Nación. Illia figura en la planta transitoria.
Si bien tiene carrera política propia y es intendente de Vicente López, Jorge Macri, primo del presidente, también cosechó un nombramiento. Sin dejar el mandato en la municipalidad, fue designado presidente del Grupo Bapro.

LOS RADICALES TAMBIEN

También trascendieron otros nombres y parentescos en las designaciones de Cambiemos en el poder. Marina Klemensiewicz, esposa de Iván Pavlovsky, vocero presidencial, es subsecretaria de Hábitat y Desarrollo Humano; Iván Kerr, primo del titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, es subsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano; Enrique Pinedo, hermano de Federico Pinedo, fue designado director de Relaciones Institucionales del Senado.
Los radicales no quedaron afuera de la polémica. El ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, nombró a Mario Frigerio, tío del ministro del Interior, como interventor de la AFTIC. No conforme con eso, también designó a su yerno, Rodrigo de Loredo, como presidente de Arsat.
Otro radical, el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, logró que su primo, el veterinario Amadeo Nicora, quedara al frente del INTA. En tanto, Lucas y Matías Cimadevilla, hijo y sobrino del titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, figuran como empleados de diferentes senadores nacionales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico