En tiempos de tarifazos, el gasoducto Juan Domingo Perón cumple 67 años

Este año se cumple el 67° aniversario de la inauguración del gasoducto General Juan Domingo Perón, el primero de Argentina y el tercero en el mundo en lo que respecta a su longitud. La monumental obra permitió que el gas parta desde Comodoro Rivadavia y llegue a Buenos Aires, aseguró el servicio para gran parte del país y abarató el costo de la energía.

La inauguración del gasoducto General Juan Domingo Perón, que este 2016 cumple 67 años, fue recordada, como todos los años, por los ex trabajadores de Gas del Estado, Roberto Velimirovich y Juan Soto, quienes se acercaron a El Patagónico para realizar la evocación que hoy, aseguraron, tiene carácter paradojal en función del tarifazo al servicio que se dispuso desde el Gobierno nacional.

En su texto, los ex trabajadores recuerdan que el gasoducto "nacía en nuestro Comodoro Rivadavia y que tras recorrer 1605 kilómetros llevaría el gas hasta Buenos Aires, dejando en su recorrido un servicio esencial para el bienestar de los habitantes de nuestro extenso territorio".

Como cada 19 de setiembre, los ex trabajadores recordaron "con emoción y respeto la realización de tan monumental obra, concretada en menos del tiempo previsto y con un presupuesto inferior al calculado" algo que acotan se logró gracias "a la eficiencia en la planificación, al denodado esfuerzo de los obreros que la ejecutaron y a las óptimas condiciones de trabajo, producto de la seriedad del proyecto y sus directores, y el incondicional soporte político del gobierno de turno".

INDEPENDENCIA ECONOMICA

En el mismo tono, Soto y Velimirovich advierten: "esta obra, que por el aporte realizado dese los yacimientos gasíferos, debe llenar de orgullo a todos los comodorenses, ya que de las entrañas de estas tierras llegó hasta el centro político, comercial y a la postre industrial del país, lo que nos permitió lograr la independencia económica, soberanía política y justicia social", apuntan para luego recordar que, antes del gasoducto, "la energía utilizada dependía del monopolio extranjero, principalmente inglés, que administraba las usinas, para las cuales había que comprarles el carbón, con el que producían el gas y a un costo que era solo accesible para un porción privilegiada de la sociedad".

Por esa misma razón, los ex trabajadores de Gas del Estado sostienen: "con la llegada del gas, se inició el desarrollo industrial del país, se abarató el costo de la energía eléctrica y se cumplió con la premisa objetiva del proyecto, que era llevar bienestar a los hogares argentinos, que constituían el 37% de los usuarios de entonces".

Luego de afirmar que, con esta obra, se cumplió con uno de los apotegmas de Perón, "mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar", los ex agentes afirman que "paradojalmente en estos días, el país todo está pendiente del gas pero, a diferencia de aquellos años, hoy la preocupación pasa por la escasez y los altos precios y no por ninguna inauguración", sostienen.

Así, Soto y Velimirovich rindieron su homenaje "a todos los pioneros de aquella época, desde su ideólogo, el ingeniero Julio Vicente Cannesa y todo su equipo de profesionales, los técnicos y obreros que la ejecutaron y obviamente al artífice político de la misma: el general Juan Domingo Perón".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico