Encuentran un bebé muerto en el basural

Un recién nacido fue hallado sin vida, ayer a la tarde, adentro de una bolsa en el basural del barrio Industrial. Ursulina, una mujer que buscaba comida para sus perros, se sorprendió al revolver la basura y ver los pies del niño. La criatura estaba bañada en sangre y todavía tenía el cordón umbilical. La policía presume que lo arrojaron vivo, pero resta la confirmación a través de la autopsia. La mujer que lo encontró piensa que todavía respiraba cuando lo halló porque el cuerpo estaba colorado y luego empezó a morarse. Criminalística efectuó una inspección en el lugar.

Ursulina buscaba comida para sus perros cuando a las 14:50 de ayer tropezó con un cuadro macabro. Encontró un recién nacido, sin vida, entre los residuos domiciliarios que habría transportado hasta el basural un camión que venía de recolectar residuos en el barrio Industrial.
"Si hubiese sido otra, me hacía la desentendida. Me sorprendí cuando miro bien y veo los piecitos", narró Ursulina. Cayó de espaldas del susto que sufrió, asegura. Luego gritó tratando de expulsar la angustia que le provocó ver al bebé.
Le contó a El Patagónico que no va muy seguido al basural, pero "hoy se me ocurrió venir temprano". Primero fue a la cantera porque buscaba madera. Luego, cuando fue hasta la cima de la lomada donde arrojan basura domiciliaria, "encontré dos cositas que aparentaban ser dos chorizos y casi las toco. Cuando miro bien estaban los piecitos. Es un bebé en término, muy grande", graficó.
En medio del sonido de miles de gaviotas que comen de la basura, Ursulina trató de gritar para que las escuchara su compañero que estaba lejos. No podía creer lo que tenía frente a sus ojos. Ursulina confiesa que quedó dura de la desagradable sorpresa y cayó entre la basura, no podía levantarse. Es que cualquier ser humano que aprecie la vida, también habría sido derribado de tamaña patada al alma: ver muerto a un recién nacido en medio de la basura.
Para que viera lo que había encontrado, Ursulina llamó a Cinthia, una joven de 18 años que desde los 9 junta cosas en el basural. Contó que cuando vio al bebé le dio mucha pena y más porque tiene una nena. "Yo pensaba que era un muñeco. Es un nene. La señora me dijo, no lo toqués porque vas a dejar huellas ahí", detalló.
Cinthia se preguntó cómo no lo dejaron "en una cajita, para que pase otra señora que no puede tener hijos y se lo lleve". Era la indignación generalizada que se vivía en el lugar cuando llegaron el oficial Matías Campos y el comisario Mariano Angel.
La policía de la Seccional Tercera preservó el lugar para llegada del especialista Miguel Murilla, de la División Criminalística, quien buscó muestras de sangre e indicios para dar con la identidad de la madre.
El oficial también instruyó rápidamente entrevistas con el chofer del camión recolector para revisar el recorrido. Otro paso obligado en la investigación será chequear los registros de los centros de salud y hospitales en el que algunas mujeres estaban en fecha para dar a luz.
"Poné que el que tiró la basura es el camión que hace el recorrido por el Industrial. Nosotros sabemos porque ese hace todas las empresas del Industrial", contó uno de los hombres que estaban en el ingreso al sector calentándose con fuego que habían encendido en un tacho.
"¿Por qué no lo dan en adopción?", repetía Ursulina, mientras su compañero le daba agua en una tapa de termo para que se tranquilizara. "Estaba rojito, luego se empezó a poner morado", insistía ella.
Por esa razón, la policía cree que el bebé podría haber muerto en el trayecto o en las horas que pasaron desde que el camión arrojó residuos en el lugar, hasta que Ursulina encontró al pequeño.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico