Falleció Alberto Liñeiro, el histórico gerente de Cooagua

El gerente de Cooagua, Alberto Liñeiro, falleció el martes a la noche. El reconocido vecino de Rada Tilly se descompensó en su casa luego de haber jugado un partido de fútbol, como lo hacía siempre en La Mata, y murió por un paro cardiorrespiratorio mientras era trasladado por un amigo al hospital de Comodoro Rivadavia.

El gerente de la Cooperativa de agua de Rada Tilly (Cooagua), Alberto Liñeiro (72), falleció el martes por la noche cuando luego de jugar un partido de fútbol con su "grupo de amigos de siempre", en La Mata, se descompensó en su casa.
Liñeiro alcanzó a llamar a un amigo médico, compañero de fútbol, y este decidió trasladarlo a Comodoro Rivadavia con la intención de llevarlo a un centro asistencial, pero lamentablemente, falleció en el trayecto.
El hasta ayer gerente de Cooagua nació en Comodoro Rivadavia el 16 de marzo de 1944, pero residía en Rada Tilly desde hace muchos años, cuando la ciudad era todavía era una villa. Luego de trabajar en varios bancos, Alberto comenzó a trabajar en la cooperativa, adonde ingresó con el alto cargo que prestó desde 1987 hasta ayer.
En mayo precisamente se iban a cumplir 30 años desde que comenzó a trabajar y a dirigir la entidad. Su objetivo inmediato era llegar a esa fecha para jubilarse con ese honor y luego partir hacia San Martín de los Andes, donde su esposa Francisca "Paqui" Chaparro, otra querida vecina de Rada Tilly, residía desde hace un tiempo con sus hijos Valeria, Marianela, Melisa y Rodrigo.
En diálogo con Radio Del Mar, el intendente de Rada Tilly, Luis Juncos, fue el primero en referirse ayer al deceso de Liñeiro, a quien calificó como "un hombre muy trabajador".
"Esta muerte nos deja muy mal a todos los radatilenses, Alberto era una gran persona y todos estamos acompañando ahora a su familia", señaló.
El ex intendente Miguel Mendivil, amigo personal de Liñeiro, fue quien se ocupó de los trámites necesarios para el velatorio que comenzó ayer, cuando su familia llegó de San Martín de los Andes. También estaba dolido por la inesperada pérdida. "Alberto era una persona con una bonhomía impresionante. Honesto, trabajador y con una vocación de servicio a toda prueba. Una pérdida muy importante en lo personal, y obviamente también para nuestra ciudad", señaló.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico