Las petroleras quieren reemplazar las paritarias por una comisión evaluadora

El acuerdo laboral para la Cuenca del Golfo San Jorge acelera su discusión esta semana. El sindicato que encabeza Jorge "Loma" Avila rechaza la propuesta, que está incluida en un listado de 36 puntos.

Anoche, los petroleros de Jorge Ávila esperaban el borrador de un acuerdo laboral para la cuenca del Golfo San Jorge y esta semana seguirán las negociaciones en Buenos Aires. En concreto, es un plan similar al aplicado en Vaca Muerta que aplica cambios en las condiciones laborales y apuntala la productividad.

Si bien había coincidencias entre los sindicatos y las operadoras, estas últimas fueron a fondo: presentaron una lista de 36 puntos para modificar todas las condiciones laborales e incorporar una comisión evaluadora que prácticamente eliminaría las paritarias. Esa idea –así como gran parte del listado- fue rechazada por el gremio de "Loma" Ávila.

Voces cercanas a las negociaciones comentaron a El Patagónico que el plan de las empresas provocó la reacción negativa del gremio, cuyos dirigentes están desde el lunes en Buenos Aires. La hipotética comisión estaría compuesta por un representante de las operadoras, otro de las contratistas, uno del gobierno y el secretario general del gremio. Se ocuparía de resolver condiciones laborales y salariales.
El Sindicato de Petroleros Privados había cedido en cuatro puntos. Uno era el montaje y desmontaje de equipos en el turno nocturno, siempre que estén dadas las condiciones de seguridad e iluminación. Otro es trabajar en situaciones particulares con un operario menos hasta el relevo.

El tercer punto que aceptan los petroleros es subir la vara del trabajo con viento: actualmente las tareas en torre se suspenden cuando la velocidad supera los 45 kilómetros por hora y si se llega a un acuerdo pasaría a 50. Y otro es montar contenedores para el almuerzo en el lugar de trabajo para evitar pérdidas de tiempo de traslado.

petroleo.jpg

Todo esto está asociado al acople de precios internos con los externos del petróleo, que fijará un precio sostén de 55 dólares para el Medanito de tierras neuquinas y de 47 dólares para el Escalante del subsuelo chubutense. Ello a pesar de que el precio baja y de que, curiosamente, las naftas y el gasoil tienen pautadas subas de sus precios en los surtidores.

Esta agenda de flexibilización laboral viene discutiéndose hace más de un año entre empresas y sindicatos, con la anuencia del gobierno nacional. El punto más controversial fue la eliminación de las horas taxi, que son una suerte de horas extra desde que la combi pasa a buscar al operario hasta la base en el campo.

El 10 de enero, el neuquino Guillermo Pereyra aceleró su negociación con el sector empresarial y el presidente Mauricio Macri anunció un plan estratégico para incentivar las inversiones.

En Mendoza, en tanto, los jerárquicos de Julián Matamala firmaron a fines del año pasado un acuerdo de productividad que incluía, entre otros puntos, un mayor control del ausentismo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico