Los petroleros pidieron formalmente un bono navideño de 15.000 pesos

Ayer fue la primera audiencia en el marco de la negociación por esa suma no remunerativa. Estiman que las paritarias arrancan entre febrero y marzo.

A pocos días de haber discutido duramente con las empresas de operaciones especiales por una deuda salarial, el Sindicato de Petroleros de Chubut volvió a la carga en reclamo de un beneficio económico. Sobre la mesa pusieron el pedido de un bono navideño de $15.000, en la primera audiencia por este tema realizada ayer.
La reunión recibió al secretario general petrolero, Jorge Ávila, y delegados paritarios, quienes expusieron formalmente su pedido a las cámaras empresariales. Según informaron delegados atentos a la negociación, el monto solicitado ayer en Buenos Aires era de $15.000.
Este gremio es el primero que sale con un monto muy por encima de la media establecida a nivel nacional, con apenas $2.000 acordados entre cámaras, CGT y gobierno nacional. Además, consideran que las paritarias salariales para 2017 deberían arrancar en febrero o marzo. Esperan ahora la contrapropuesta empresarial.
La principal dificultad que encuentra el sindicato liderado por "Loma" Ávila es que no existe una postura común entre las operadoras, las que al fin de cuentas marcan la pauta para el resto de las empresas. Algunas venían argumentando, en las reuniones por otros temas y donde salía el bono, que no podrían afrontar el gasto.
Los trabajadores petroleros vienen de una discusión con las socias de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE). Esas empresas no querían reconocer un bono no remunerativo de 20 mil pesos, pero sí uno de 15 mil otorgado a mediados de año junto a la primera cuota del acuerdo salarial.
Aquel bono de 20 mil era en dos cuotas, pero como las empresas de CEOPE pagaron los 15 mil en una sola consideraban que estaba saldado. Sin embargo, y luego de cuatro días de retención de servicios la semana pasada, todas accedieron a pagar los $5000 faltantes a los trabajadores.

RECELO
En el campo temen que estas presiones para no pagar formen parte de la estrategia para apurar las "mesas de productividad". En esas convocatorias, las petroleras piden cambios en el trabajo en los yacimientos para ajustar costos, especialmente laborales. Ello implicaría flexibilizar el trabajo con viento, la multifunción y ampliar las tareas en turno nocturno.
El lineamiento del sindicato, solicitado por los delegados, consiste en separar las discusiones salariales del actual contexto de crisis, algo que a las empresas no les simpatiza. Es así que mientras las operadoras y la CEOPE pedían resignar paritarias a cambio de estabilidad laboral, el gremio insistió en avanzar con la recomposición salarial.
Paralelamente, en Buenos Aires ocurrieron negociaciones tendientes a evitar los despidos, como la continuidad hasta febrero de los 1.000 petroleros stand by, la mayoría de ellos en Tecpetrol. Sin embargo, los retiros voluntarios, los despidos por goteo y las jubilaciones exprés eliminaron empleos en el sector, reconocido por los sindicatos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico