No descartan que la causa de hundimiento del buque chino haya sido un autoatendado

Si bien existieron disparos disuasivos del guardacostas de la Prefectura sobre el pesquero que intentó la fuga hacia el Este, buscando aguas internacionales, existen dudas si el poder de fuego que tiene la nave de bandera nacional está en condiciones de hundir una embarcación de semejante porte. La causa está a cargo del juez federal de Rawson, Hugo Sastre. Todavía no se tomó declaración al capitán del barco, el único de los miembros de la tripulación que está detenido.

El juez federal de Rawson, Hugo Sastre, espera contar con toda la documentación preliminar para comenzar la investigación por el hundimiento del pesquero chino interceptado el martes por un guardacostas de la Prefectura Naval cuando pescaba en la zona económica exclusiva de Argentina, según confió el magistrado horas después de que Beijing reiterara sus "serias preocupaciones" por el incidente.
"Todavía no recibí el informe de la Prefectura, por lo que la investigación está en una etapa preliminar, es decir que ni siquiera está establecido el tipo penal", explicó el magistrado ayer, en diálogo con la agencia de noticias Télam.
Los cuatro tripulantes de la embarcación "Lu Yan Yuan Yu 010" que fueron rescatados de las frías aguas del atlántico por el guardacostas "Pedro Derbes" cuando intentaban abordar a nado otra embarcación gemela que operaba en las proximidades, se encuentran alojados en la misma embarcación que los rescató y solo el capitán está en condición de detenido.
Los tres marineros restantes permanecen también en los camarotes del buque de prefectura amarrado en el muelle de Puerto Madryn por razones humanitarias, ya que no están detenidos, pero carecen otro lugar de alojamiento y muy probablemente sean citados a declarar como testigos.
Sastre reconoció que la cónsul de la República Popular China se comunicó con él para manifestar la preocupación por lo sucedido y reclamar por la integridad de los cuatro tripulantes, a lo que respondió que le garantizaba "la imparcialidad y una investigación con todas las garantías del debido proceso", según aclaró.
Más temprano, el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores Lu Kang había reiterado las "serias preocupaciones" de Beijing por el suceso, aunque aseguró que "el incidente no afectará las relaciones bilaterales".
"Esperamos que pueda resolverse de forma adecuada lo antes posible", afirmó en conferencia de prensa, y subrayó: "las dos partes están en comunicación a través de canales diplomáticos".
Tras conocerse el hundimiento del pesquero potero asiático, la Cancillería china transmitió el miércoles una queja formal al gobierno argentino por el incidente en la que se pedía una investigación oficial y que se tomaran las medidas para asegurar que no vuelvan a repetirse "incidentes similares", recordó ayer Lu.
"China y Argentina son amigos. Esperamos que este asunto sea resuelto apropiadamente", agregó.
En un tono más duro, el diario oficial chino Global Times calificó ayer de "bárbaro" y "brutal" el incidente, según señaló en un editorial que considera "inaceptable" la acción del guardacostas argentino.
Según ese matutino, incluso asumiendo que el pesquero estaba faenando ilegalmente en aguas argentinas, la Prefectura fue "demasiado lejos" en una acción en la que puso en peligro la vida de la tripulación del buque chino.

TRADUCTOR
El juez Sastre señaló que lograron contactar a un traductor para interpretar mandarín, a través de quien pudieron comunicarse con los tripulantes chinos, aunque no está garantizado que la misma persona pueda estar traduciendo a la hora de tomar declaraciones, ya que para ello debe estar debidamente autorizado.
El juzgado que interviene tiene jurisdicción desde el paralelo 42, donde comienza la provincia del Chubut hasta el 44°30" sur, aproximadamente frente a las costas de la localidad costera de Camarones, y hacia el Este donde está el límite de la zona económica exclusiva, es decir las 200 millas.
Lo que deberá establecerse entre otras cosas es la causa del hundimiento, ya que si bien existieron disparos disuasivos del guardacostas de la Prefectura sobre el pesquero que intentó la fuga hacia el Este, buscando aguas internacionales, existen dudas si el poder de fuego que tiene la nave de bandera nacional está en condiciones de hundir una embarcación de semejante porte, por lo que no se descarta la figura de un autoatentado.
Toda la maniobra que realizó la Prefectura se dio en el marco de un protocolo de actuación que "fue aplicado primero con comunicación radial en castellano y en inglés, luego con disparos intimidatorios y todo esto supervisado por personal jerárquico de la Prefectura en tierra ya que el comandante se comunicaba de manera permanente con sus superiores", indicó Sastre.
De acuerdo a lo que declaró a medios periodísticos el jefe de la dependencia Puerto Madryn de la Prefectura, Rodolfo González, el Pedro Derbes "disparó cuando el pesquero realizó una maniobra (de choque) que comprometía a la tripulación de nuestra nave".
Fuentes consultadas admiten que la investigación cuenta con un "impedimento fáctico" ya que por la profundidad en el lugar del hundimiento está prácticamente descartado un peritaje al casco de la embarcación, lo que sería esclarecedor para determinar la razón de la avería.
"Por suerte hasta ahora no tenemos reportes de víctima fatales aunque eso tampoco lo podemos confirmar hasta que no se sepa el total de la tripulación que llevaba el barco y cuántos se subieron al otro que los rescató a los que habrá que agregarle los cuatro que fueron rescatados por el Pedro Derbes", reconoció Sastre.
"Creo que existe un solo antecedente de este tipo en la prefectura, es decir del hundimiento de una embarcación, cosa que no ocurrió en este radio" aclaró el juez federal que en su momento fue el que intervino, también por cuestiones de jurisdicción, en el incendio que sufrió en alta mar el rompehielos ARA Almirante Irízar el 10 de abril de 2007.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico