Peligro y contaminación en el Moure: se tapó el canal evacuador de aguas servidas

Una decena de vecinos de las calles Berbel y Angelelli, en la extensión Moure y San Cayetano, denunciaron la contaminación y el peligro que constituyen las aguas servidas estancadas en el improvisado canal evacuador que recorre el corazón del asentamiento desde el Cordón Forestal. "Acá no se acercan ni los vecinalistas", dijo Víctor Pichilef.

La retroexcavadora introduce su pala una y otra vez en un profundo pozo de agua servida acumulada en Marcelo Berbel casi Obispo Angelelli, en el límite de la extensión del San Cayetano y el barrio Moure. Los vecinos pusieron plata de su bolsillo para pagar a un maquinista en un día feriado para que les pudiera sacar con la retroexcavadora la basura que bloquea el paso del "río de la Quinta" que trae aguas servidas desde el Cordón Forestal y desemboca en el canal de la avenida Roca, rumbo al mar.
El nivel del agua estancada subió en los últimos días porque ya no corre. Se trata, en su mayoría, de desechos domiciliarios. El nivel del estanque ya ha superado los tres metros.
Si un niño, de los cientos que juegan al borde del improvisado canal evacuador, cayese en el pozo, nadie se daría cuenta. Eso es lo que temen los vecinos, nacidos y criados en Comodoro Rivadavia. Se sienten "discriminados" porque sus pedidos a las autoridades municipales en reiteradas ocasiones no ha sido escuchado.
"Acá no se acercan ni los vecinalistas; no se acerca nadie y eso que somos de Comodoro", recalcan.
"Desde el 2007 que nosotros estamos viviendo acá. En ese tiempo, en el 2009, hicimos unos papeles cuando estaba (Josefina) Bidondo para que esto se tape. Lo iban a tapar. Esta calle se juntaba con la 10 de Noviembre, pero no se hizo nada", denuncia Víctor Pichilef ante El Patagónico.

"SOMOS DE COMODORO"
"Somos de Comodoro y acá nos tuvimos que acomodar como pudimos; esta es la extensión del Moure y el San Cayetano. Esto tiene casi tres metros (de agua); mira si llega caer una criatura ahí", acota Pichilef.
Todos los vecinos dicen estar cansados de no tener una solución. Ayer llamaron a Defensa Civil, pero les dijeron que no había personal para enviar.
"Esta máquina nos cobró 1.200 pesos por día feriado; algunos vecinos no tienen trabajo", señaló Pichilef sobre el esfuerzo que hicieron ayer para tratar de destapar el canal. Algunos sostenían que había que traer un camión "chupa" para sacar primero toda el agua y quitar la basura del conducto. Todos opinaban y trataban de ayudar.
"Somos todos de Comodoro, hijos de vecinos. La red cloacal pasa por acá (a dos metros), pero no nos la dieron", resaltó el vocero de los sufridos vecinos.
En la semana irán a la Secretaría de Tierras de la Municipalidad. Quieren que Medio Ambiente también trabaje en el lugar por la contaminación a la que están expuestos. Incluso el terreno en el que edificaron es excesivamente salitroso.
"Cuando llueve, acá se inunda todo; tenés que andar poniendo cosas en la puerta", graficó Pichilef.
Es el temor que nos los deja dormir. Si por estos días llueve, el nivel del canal con agua servida subiría y además de contaminar, se llevaría todo a su paso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico