Por la crisis, decidió cortarles el pelo gratis a sus clientes

A través de la red social Facebook, el coiffeur Fernando Boss dio a conocer esta iniciativa que recibió un fuerte apoyo. "Me pongo en el lugar de ellos", contó al ser consultado por El Patagónico. Confirmó que disminuyó mucho su trabajo. "Es preocupante, tenés que estar contando los días y ver si terminamos de pagar todas las deudas. No me gusta nada, no quiero terminar cerrando y yéndome a cortar el pelo a mi casa", lamentó.

Eran cerca de las 11 del martes y Fernando Boss, el estilista protagonista de esta historia, se encontraba en su peluquería como todos los días. Solo que en vez de tener en sus manos la tijera y el peine, estaba frente a su computadora sacando cuentas. Lo hacía mientras esperaba la llegada de algún cliente, algo inusual hace unos meses cuando a esa hora el salón desbordaba.
Pensó unos minutos y escribió un texto que lentamente comenzó a cosechar "likes" y a ser compartido en la red social Facebook. Había lanzado una solidaria idea: cortarle el pelo gratis a todos sus clientes que se hayan quedado sin trabajo, como una forma de ayudarlos.
La razón de su idea es sencilla y la explicó en el texto de 789 caracteres. "Hola a todos. No sé qué está pasando bien, ya no sé a quién creer, muchos clientes dejaron de venir a cortarse el cabello ya que es un lujo hoy en día. Quiero decirles que si están sin trabajo alguno de los que están faltando a lookearse, alguno de esos clientes que siempre venían y hoy ya no, los invito a que vengan igual, sin vergüenza, solo vengan a cortarse el cabello. Ustedes fueron fundamentales para que se mantuviera abierto nuestro salón en estos años y así como estuvieron yo también estoy con ustedes", comentó.

EL TEMOR ANTE LA CRISIS
Ayer El Patagónico dialogó con un estilista satisfecho por las repercusiones que tuvo su iniciativa. Sin embargo, lamentó lo que está pasando en la ciudad, con una baja en las ventas y también en su actividad.
"Yo creo que la clientela cae por la cantidad de despidos. La mayoría de mis clientes son petroleros y me imagino que la gente que está faltando acá debe ser por eso, porque es gente habitué, que viene todos los meses", contó sobre lo que ha sucedido desde que comenzó 2016.
"Me he cruzado algunos con el casco así grande y me dicen que no pueden venir porque están sin laburo. Entonces me pongo en el lugar de ellos y que no sea un problema para ellos venir acá porque a mí no me cuesta nada, tardo cinco minutos en dejarlos impecables, y sé que así como fueron fieles todos estos años lo van a seguir siendo", agregó.
Ayer alrededor del mediodía el local de Fernando seguía casi vacío, solo con dos clientes. Su temor es que esta situación se extienda y tenga que cerrar las puertas como le ha pasado a otros peluqueros de la ciudad que debieron bajar la persiana por economía y por la inseguridad que hace más grave la situación.
"Cayó mucho el trabajo, es preocupante, tenés que estar contando los días y ver si terminamos de pagar todas las deudas. No me gusta nada, no quiero terminar cerrando y yéndome a cortar el pelo a mi casa", sostuvo.
"Yo no soy de ningún partido político, pero sé que en el gobierno anterior mi papá se compró un auto y podíamos comprar cosas. Y si bien mucha gente veía que había crisis, había otra que no y yo era uno de esos. Ahora estoy obligado a aumentar los precios todos los meses porque no alcanza para nada la plata", lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico