Preocupación por posible vaciamiento de la empresa Guilford

Cipriano Ojeda, secretario general de la Asociación Obrera Textil, confirmó que el gremio se encuentra en estado de alerta y movilización luego de que detectaran un posible vaciamento de la empresa. El traslado de una maquinaria y la preocupación de la firma ante la baja de ventas que generó la apertura de importaciones, son las principales inquietudes.

La apertura de importaciones dispuesta por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri significó un duro golpe para la industria textil argentina que hoy no pasa por su mejor momento. En Comodoro Rivadavia esto también se hace sentir, por ser sede de Guilford Argentina SA, una histórica empresa dedicada al rubro donde hoy la preocupación se hace evidente.
Ayer desde la Asociación Obrera Textil (AOT) confirmaron a El Patagónico que se encuentran en estado de alerta y movilización, luego de que detectaran un posible vaciamiento de la empresa por distintas circunstancias que se fueron suscitando.
Según explicó Cipriano Ojeda, secretario general del gremio, recientemente la empresa se llevó de la ciudad una urdidora que iba a ser trasladada desde la planta del barrio Industrial –recientemente vendida- a la de Kilómetro 8 y también llegó personal de otras ciudades para que aprendieran a realizar el trabajo.
“El empresario aduce que no va a tener lugar en Kilometro 8, pero ha traído gente de afuera para que venga a hacer el trabajo. Yo pienso en el futuro porque ese trabajo se puede ir de Comodoro, como pasó hace ocho años cuando se llevaron unas máquinas de algodón, procesaron en Mercedes y el algodón no volvió más; o cuando llevaron la máquina que hacia el deportivo y tampoco volvió más".
"Ese es el miedo que tenemos: que sigan llevándose maquinaria y que cuando querramos acordarnos no tengamos qué más hacer en Comodoro”, explicó.

EL GOLPE DE LAS
IMPORTACIONES
A esta situación que explicó Ojeda, se suma que el viernes se llevaron carreteles crudos sin hacer el proceso en Comodoro. En este caso la excusa fue que las máquinas de la ciudad eran demasiado lentas para realizar el proceso de esa tela y no daba la capacidad para el pedido que le habían solicitado.
Todo este panorama preocupa al gremio, principalmente porque hace pensar en un posible vaciamiento. "Como trabajador podemos decir que hay un vaciamiento. Por eso mantuvimos una reunión con el intendente (Carlos) Linares que se comprometió a que hoy (por ayer) iba a mantener una reunión con las autoridades de la empresa”, explicó Ojeda.
“A la vez la empresa está esperando una ayuda de Provincia, que se había comprometido a que iba a hablar con un banco para que le den un crédito a Guilford e iban a trabajar con un fondo anti cíclico, pero hasta ahora no se ha concretado y cada vez que se habla con el dueño de Guilford dice: 'si no tengo la ayuda de Provincia y no tengo la venta que tengo que tener, se puede complicar la fuente de trabajo’”, agregó.
Para Ojeda, más allá de la postura de la firma todo esto es consecuencia de las nuevas políticas que afectan al rubro. “Hoy la industria textil está por el piso. Esto es de conocimiento de todos. Está entrando mucha importación de afuera con material ya hecho, muy barata, y no le da lugar a la empresa a vender para afuera. Esa es la problemática que hay porque a nivel nacional las empresas textiles fueron las más perjudicadas de todas”, agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico