Un chico de 13 años resultó detenido dos veces en sólo once horas por casos de robo

Personal policial de las seccionales Primera y Segunda detuvo entre las 15:30 del jueves y la madrugada del viernes a K.R., por distintos delitos cometidos en el Centro. En solo once horas fue demorado dos veces y finalmente entregado a sus padres. El chico conforma una banda de adolescentes que ya violó la seguridad de sucursales bancarias céntricas y ha protagonizado otros delitos que una y otra vez pusieron en jaque a las distintas áreas de la Justicia. Especialistas entienden que en estos casos debería realizarse una audiencia en la que un juez tome contacto con el menor de edad y su familia para buscar un cambio de su conducta con ayuda interdisciplinaria.

K.R. y M.L. tienen 13 años, pero sobre sus espaldas ya cuentan con un largo recorrido delictivo, que va desde haber burlado la seguridad de los bancos Chubut y Macro en la zona céntrica, hasta arrebatar teléfonos en la calle o robar en las instalaciones del PAMI, como lo hizo uno de ellos ayer a la madrugada.
Los dos conforman una de las bandas de adolescentes que más dolor de cabeza le ha dado a la Policía del Chubut en el último año en Comodoro Rivadavia. Los menores de edad que residen en la zona alta del Centro, a metros del "Rincón del Diablo" y la escalera de la calle Sarmiento, se las ingenia una y otra vez para intentar robar, sabiéndose impunes.
Los chicos que posan en sus perfiles de Facebook haciendo "corte fierro", con botellas de vino y un cigarro armado entre las manos, solo son demorados y entregados a sus padres porque el Código Procesal Penal en este caso los considera inimputables.
En medio del debate nacional por la baja en la edad de imputabilidad que propone el macrismo, K.R. fue demorado por la policía de las seccionales Primera y Segunda en dos ocasiones en menos de once horas. Primero fue sorprendido el jueves a las 15:30 en Urquiza y San Martín, dentro del vestidor de los trabajadores de una distribuidora. Y luego ayer a la madrugada, cerca de las 2, fue detenido cuando robaba en las instalaciones de la obra social de PAMI, en Saavedra al 900.
El director ejecutivo de PAMI Chubut, Ignacio Torres, informó que los menores de edad intentaron llevarse computadoras únicamente porque en las oficinas no se maneja dinero, ya que todo se realiza por transferencia.
K.R. habría participado en el hecho con otros dos jóvenes que alcanzaron a escapar. Uno de los ladrones sufrió cortes al ingresar por una ventana y dejó un reguero de sangre.
Ayer la Policía dispuso la entrega de K.R. a sus padres y la intervención de Policía Comunitaria para que trabaje en el caso. "Nosotros solo podemos demorarlos nada más", afirmó un policía.
En este caso los jueces, a partir de un criterio lógico, entregan los menores a sus padres, ya que las comisarías no están preparadas para retenerlos.
Mientras tanto, un avezado operador del Ministerio Público Fiscal que ha trabajado con los sistemas penales de la provincia, tanto el mixto como el actual, sostiene que anteriormente cuando intervenía el juez de menores se realizaba una audiencia "de visu" en la que se tomaba contacto con el menor, sus padres y luego se le daba intervención a las demás disciplinas según las necesidades del caso.
Es lo que creen que debe restituirse en una modificación en el sistema penal, en la que se incorpore una audiencia de visu, donde el juez penal junto a los distintos actores judiciales y sociales tomen conocimiento del caso que atraviesa el menor de edad y se aborde interdisciplinariamente su problema.


Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico