Un duro impacto en el último año

Según datos oficiales, Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén y El Bolsón producen más de 1.320 toneladas anuales de fruta fina en más de 220 hectáreas. Sin embargo, durante el año pasado se padeció la recesión y a cinco meses de la cosecha actual 150.000 kilos aún estaban en cámara de frío, lo que motivo que los productores solicitaran ayuda del Estado provincial.

El motivo fue la desigual competencia que generó la ampliación de las importaciones por parte del Gobierno neoliberal de Mauricio Macri, una invitación perfecta a los productores chilenos que con mayor potencial en cantidad y menores costos, pueden ofrecer un valor de mercado más atractivo.
Cabe recordar que en Chubut la producción se distribuye entre el mercado regional, con las 30 dulceras de la zona que se quedan con el 60% de la producción, y el mercado interno del país, al cual a través de intermediarios de Neuquén y Buenos Aires se distribuye el 40% restante. Estos últimos son los que se han visto tentados por la apertura de las importaciones.
Como contrapartida, la inversión para producir fruta fina puede rondar los $450.000 por hectárea, aunque esto dependerá del tipo de plantación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico