A un hincha de Newbery le rompieron la cabeza a pedradas en el Centro

Una pelea entre simpatizantes de los clubes Jorge Newbery y Huracán se convirtió en una batalla campal, en plena zona comercial de las calles Sarmiento y Belgrano.

El saldo del incidente fue la rotura del cristal de un vehículo, una profunda herida en la cabeza de un simpatizante del equipo campeón y un menor de edad golpeado, al que los atacantes le aflojaron un diente.

La Jefatura policial informó que por las agresiones, dos hombre de 22 y 25 años, fueron detenidos en Belgrano y Sarmiento, a las 20:20 horas. Tras ser imputados por lesiones, ambos recuperaron la libertad.

Los sangrientos incidentes se desataron 50 minutos después que terminó el partido entre Jorge Newbery y Huracán, que coronó campeón al equipo del barrio 9 de Julio del Torneo Inicial A del fútbol de Comodoro Rivadavia.

En ese marco, simpatizantes que se movilizaban en sus respectivos autos se cruzaron en la zona de Sarmiento y Belgrano, y luego de cargadas e insultos la agresión pasó a mayores.

Según confirmaron a El Patagónico, el conductor de un Ford Fiesta –donde iban los hinchas del “Globo”- chocó de atrás al vehículo en el que iban los simpatizantes del “Lobo”. Estos llevaban puestas sus camisetas.

Afuera de la obra social ADOS, se detuvo el Ford Fiesta que fue atacado a pedradas y terminó con los cristales, el parabrisas y la luneta destruida. Luego siguieron corridas, mientras los pedazos de baldosas y concreto, que los violentos levantaron de las veredas, volaban entre los transeúntes que caminaban por ese sector céntrico.

Uno de los heridos identificado posteriormente por la policía como Pablo Ruiz (34) sufrió una profunda herida cortante en la cabeza producto de una pedrada. Mientras, que el chico de 12 años que lo acompañaba fue golpeado por varias personas que incluso le aflojaron un diente. El menor de edad también sufrió golpes a la altura del estómago y tenía inflamada la frente.

El chico recibió la asistencia de una mujer que trató de calmarlo porque estaba asustado y lloraba. Mientras, la policía de la Seccional Primera intervino y demoró en la misma cuadra a dos de los presuntos agresores. Otros efectivos se encargaron de mantener inmóvil a Ruiz que esperó casi media hora la llegada de una ambulancia.

Como consecuencia de los disturbios una librería de Sarmiento al 700 sufrió la rotura de su vidriera, mientras otros comerciantes bajaron las persianas y cerraron los locales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico