Alien: Covenant en Cine Coliseo

Desde hoy jueves 18 de mayo, en estreno mundial un día antes que en los EE.U., se exhibe la segunda entrega del director Ridley Scott sobre la saga precuela de "Alien, el Octavo Pasajero" (1979).

Ambientada diez años después de lo narrado en "Prometheus" (2012), "Alien: Covenant" se acerca cada vez más a la revelación del orígen del padre de todos los "aliens": el letal Xenomorfo de la película original. La nave Covenant está en ruta al planeta Origae-6, donde 2.000 colonos esperan establecer una nueva avanzadilla de la humanidad. El estallido una estrella cercana rompe las velas colectoras de energía, provocando docenas de bajas y desviando el curso. Los sobrevivientes descubren lo que parece ser un paraíso inexplorado, igual de viable como hogar como Origae-6. Pero lo que han encontrado es un mundo mortífero y siniestro. Enfrentándose a una terrible amenaza que rebasa su imaginación, los exploradores, acuciados por las dificultades, deberán tratar de llevar a cabo una angustiosa huida.

"Creo que la primera línea argumental de Ridley era: 'Vamos a realizar una dura película no apta para menores, y vamos a necesitar mucho clarete', el cual es un término para referirse a la sangre cinematográfica", dice el productor Mark Huffam. "Ésa fue la primera conversación: vamos a matar a todos de miedo". Si alguien sabe cómo aterrorizar al público con un estilo narrativo inteligente y sofisticado, ése es Scott. Su original "Alien, el Octavo Pasajero" sigue siendo un portaestandarte del género de terror, una película psicológicamente tensa, incómoda y claustrofóbica, tan espectral y eficaz como la bestia pulcra y viciosa que por primera vez acosó a Ellen Ripley y a la tripulación de la nave estelar Nostromo en 1979.

Alien

"De una forma, digamos extraña, yo siempre pensé en 'Alien, el Octavo Pasajero' como en una película de la serie B bien hecha", dice Scott. "El trasfondo era muy básico: siete personas encerradas en la vieja y siniestra casa, y quién va a morir antes y quién va a sobrevivir". Para "Alien: Covenant", el realizador buscó recuperar aquel mismo ambiente de premonición de un peligro y terror constantes, a la vez que también ofrecía nuevos datos que añadieran riqueza y profundidad a la mitología de Alien. Ese enfoque era necesario para conservar una narración fresca y sorprendente. "Uno no puede ser continuamente perseguido por un monstruo en un pasillo; acaba siendo aburrido", dice. "Se me ocurrió que nadie había hecho la pregunta de quién hizo esto y por qué. Uno puede decir que monstruos, dioses o ingenieros del espacio exterior lo inventaron. Pues no lo hicieron. 'Alien: Covenant' le va a dar la vuelta a ese concepto".

"Espero que la película haga que el espectador se sienta muy inquieto, que haga que los corazones latan con fuerza", añade Scott. "Espero que se les seque la garganta pero que no puedan apartar los ojos de la pantalla. Es muy difícil lograr que la gente se muera de miedo, pero esto podría provocarles pesadillas. Y eso está bien".

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico