Allanaron la casa del gruista baleado

La Justicia determinó la medida a partir de una contradenuncia que realizó el dueño del automóvil, quien aseguró que el arma le pertenecía al chofer de la grúa y que este terminó herido en medio de un forcejeo. Indignación de los familiares del gruista por el allanamiento.

Benjamín Salguero, quien había sido denunciado de haberle disparado al conductor de la grúa que lo auxiliaba y de haberle sustraído el camión con el remolque, se presentó a la Comisaría Quinta y denunció a Eduardo Hernández, el gruista que aún se encuentra internado tras recibir un balazo en el hombro.

De acuerdo a fuentes judiciales, Salguero afirmó que Hernández lo amenazó con un arma y que en el forcejeo se disparó. Este viernes personal policial de la Seccional Quinta por orden del Ministerio Público Fiscal y bajo la autorización del juez Miguel Caviglia allanó la casa al gruista en la calle Alsina, pero no encontraron ningún elemento de interés para la causa. También allanaron la casa de Salguero.

Benjamín Salguero había tenido un desperfecto mecánico con su automóvil el jueves a la madrugada en la avenida Alsina. En esa circunstancia, personal policial de la Seccional Segunda que tomó intervención en el lugar se dirigió hasta la casa de Eduardo Hernández, el gruista de “Masita” y le pidieron si podía remolcar a Salguero.

Hernández, según describieron sus familiares, nunca tiene problemas en colaborar con la policía para prestar sus servicios cuando la grúa municipal no está disponible. Y como el jueves, aunque ya no hacía servicios de madrugada, se levantó y fue a colaborar con el pedido de la policía. Llegó y cargó el vehículo con la grúa y lo trasladó hasta donde el dueño del Chevrolet Onix se lo pidió: Fracción XV.

Sin embargo, según la versión de Hernández, cuando estaban llegando a destino, Salguero le pidió que se desviara hacia “las casitas de colores”, después le dio otra dirección. Y de acuerdo a lo que le herido le dijo a la policía, en ese momento, Salguero sacó un arma de fuego plateada y le efectuó un disparo en el hombro, para luego tomar el control del remolque y escapar con el vehículo de auxilio y el Chevrolet Onix cargado.

Hernández escapó corriendo como pudo y se escondió entre algunas matas. Desde allí llamó a la policía para pedir ayuda. El camión fue encontrado en Bella Vista Sur abandonado, con las luces prendidas y daños en su sistema hidráulico.

Hernández de 58 años, debió ser hospitalizado y hasta el cierre de esta edición permanecía internado a la espera de la evolución de sus heridas.

ALLANAMIENTO

Cuando la familia de Hernández esperaba la detención de Benjamín Salguero, quien había sido identificado por personal de la Seccional Segunda en el momento del accidente en la avenida Alsina, se sorprendieron con un allanamiento en su vivienda en el mediodía de hoy.

Es que Salguero, según las fuentes de la investigación, llegó hasta la Seccional Quinta en donde radicó una denuncia contra Hernández. Dijo que el gruista lo había amenazado con el arma de fuego y un cuchillo. Mostró algunas lesiones en su cuerpo y así el presunto victimario se colocó también como víctima con su relato. Dijo que debió forcejear con Hernández y que en ese forcejeo por el arma el gruista se disparó.

De esa manera, ante las denuncias de un lado y el otro en versiones cruzadas, el jefe de fiscales Juan Carlos Caperochipi y el funcionario de fiscalía Facundo Oribones solicitaron dos órdenes de allanamiento para investigar ambas versiones. Una de ellas en la vivienda de Salguero, que cuando la policía llegó a allanarlo los estaba esperando sentado frente a la vivienda. Y otra en la casa del gruista. La Brigada de Investigaciones no encontró nada en la casa de Salguero. Mientras que la Seccional Quinta tampoco encontró la supuesta arma en la casa de Hernández.

CUESTONAMIENTOS

La familia de Hernández se indignó ante la situación que les toca vivir. “El tipo alcoholizado choca contra el cordón, rompe el eje y según me contaba un policía, le preguntaron si querían que lo lleven, no les contesta y entonces llaman a mi hermano, de Masita, para que lo trasladen, diciendo que tenía el dinero, cuando llega a la Fracción XV, le empieza a dar vueltas, que anda para acá, anda para allá, supongo que mi hermano algo le habrá dicho y cuando se baja del camión para bajarle el auto, le dispara. Mi hermano sale corriendo. En ese momento el delincuente agarró el camión y se lo destrozó, chocó un camión que estaba volcado y se fue con el camión arrastrando”, relató Graciela a El Patagónico.

“Mi hermano llama a la policía y les dice que lo vayan a buscar porque lo habían baleado, porque eran los mismos que había salvado los de la Seccional Segunda, que en vez de secuestrarle el auto, lo llamaron a mi hermano. Y resulta que encuentro a mi mamá llorando, ella vive con mi hermano porque es enfermo cardíaco, hipertenso, insulinodependiente, porque llega la policía a hacerle un allanamiento porque el delincuente este le hizo una denuncia como que el arma era de mi hermano y que se había disparado en un forcejeo que el arma no era de él”, aseguró indignada Graciela.

“Entonces la oolicía fue a hacer un allanamiento urgente a la casa de mi mamá, una persona de 85 años que no sale desde marzo por temor al COVID, se le llenó la casa de policías, como 30 policías que en vez de buscar al delincuente que le disparó a mi hermano le fueron a allanar la casa a ella”, cuestionó.

Mientras tanto, este diario consultó a una alta fuente judicial, que explicó: “son dos denuncias con versiones cruzadas. Tenemos la obligación de investigar todo. No tenemos más elementos que lo que ellos mismos dicen”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico