Avanza el marco regulatorio de cannabis medicinal en Comodoro

Representantes de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, la Secretaría Municipal de la Salud, el INTA y CAMECO se reunieron en el Concejo Deliberante. Fue para aportar conocimiento y experiencia a la normativa marco que se busca generar para el cannabis medicinal y el uso del cáñamo en Comodoro Rivadavia. La búsqueda de lograr un marco regulatorio robusto.

Comodoro Rivadavia sigue trabajando para tener su propio marco regulatorio en cannabis medicinal. El Concejo Deliberante lleva a cabo una serie de encuentros para integrar a todos los actores para lograr la mejor normativa posible.

La última convocatoria se realizó este viernes y contó con referentes de la Facultad de Medicina y la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco; de la Secretaría de Salud; del Instituto Nacional de Tecnología Agroalimentaria (INTA) y de Cannabis Medicinal Comodoro (CAMECO). Estos aportaron conocimiento y experiencia a la normativa marco que se busca generar para el Cannabis Medicinal y el uso del cáñamo en esta ciudad.

La mesa de trabajo fue coordinada por la comisión 3 del Concejo Deliberante, que entiende en políticas de salud, promoción e integración social, y también fue parte la Agencia Comodoro Conocimiento. La jornada se basó en analizar los dos proyectos que están carpeta e incorporar ideas para complementar, trabajar y modificar las propuestas.

El representante de la Facultad de Medicina de la UNPSJB recordó que Comodoro es pionera en esta temática. “Se hizo una especie de asamblea pública en el Teatro Español donde vinieron las legisladoras que crearon la ley 27.350, la primera ley de cannabis en la Argentina, que fue un orden importante y difícil porque era arriesgado si es que alguien no comprendía el tema”, afirmó.

En este sentido, Mónica Freile, secretaria de Ciencia y Técnica de la UNPSJB, afirmó que se brindó un panorama de todo el equipo que posee la casa de altos estudios en Esquel. El ingeniero agrónomo, Oscar Troncoso, está a cargo de todo el desarrollo de la parte productiva y se comenzó a comprar semillas.

El grupo de trabajo que lidera Troncoso se especializó en las características de las semillas para hacer cannabis medicinal. “Ellos obtienen el aceite y, de hecho, cualquiera de nosotros en el laboratorio podemos obtener el aceite, pero la semilla es lo más importante”, destacó.

El equipamiento tiene altos costos y gracias al apoyo de Nación se logró adquirir la maquinaria cotizada en 500.000 dólares. “A nosotros nos compraron un equipo que la verdad es maravilloso, no sirve solamente para cannabis, sirve para la extracción de aceites, de cualquier tipo de aceite, que de hecho ya tienen experiencia con otras producciones de aceite esencial”, aseveró.

“Tiene otras utilidades aparte del cannabis y por eso también nos interesó a nosotros presentar la compra de este equipo, tenemos muchísimos equipos más que hemos pedido, pero este fue el primero que solicitamos porque en este momento es lo más importante para nosotros acá en la región”, aseguró.

En tanto, Jimena Villafañe, representante del INTA, ponderó que el eje de la reunión fue articular una política pública entre todas las instituciones para empezar a producir cannabis medicinal y atarlo también a la posible producción de cáñamo.

“Esto no es solamente va a ser en beneficio en salud, sino que sería productivo y económico para nuestra región, que socialmente y culturalmente también reviste mayor importancia. Así que para mí esta reunión lo que nos brinda es principalmente esta articulación y esta voluntad de todas las instituciones que tenemos en avanzar y como la ley en su momento podemos hacer punta en nuestra región”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico