Avila Maya era el que tenía una sierrita entre las nalgas

Lucas Avila Maya, condenado a 17 años de prisión por el homicidio del empresario Santiago Blanco, fue sorprendido con una sierra entre las nalgas cuando al parecer planeaba junto a otros dos reos una fuga del Pabellón 9 de la alcaidía local.

Especulando con una eventual distracción de los celadores a partir de la pelea de Lucas “La Máquina” Matthysse ante Manny Paquiao, Lucas Avila Maya intentaría evadirse el domingo a la madrugada de la alcaidía local.

Luego del crimen del empresario Santiago Blanco (41) en 2014, el delincuente fue capturado en Mendoza cuando huía con su pareja.

Avila Maya ya se había fugado por los techos de la Seccional Segunda el 5 de marzo de 2016, aunque poco después fue recapturado en Mar Del Plata.

De este modo, el homicida no pudo concretar la fuga que venía planeando junto a otros dos presos del fuero federal. Condenado a 17 años de prisión por el homicidio en el barrio Pueyrredón, fue sorprendido el sábado a las 21 con una pequeña sierrita entre sus nalgas por personal de requisa de la Alcaidía Policial de Comodoro Rivadavia.

Según informaron fuentes de este medio, a los policías algo les llamó la atención antes de iniciar la requisa en el pabellón 9. Fue quizás la forma en que se desplazaron raudamente al menos tres reos que levantaron sospechas. Cuando lo hicieron sentar en cuclillas a Avila Maya, le encontraron entre las nalgas una sierrita similar a la que hallaron junto a los marcos de la ventana del pabellón en donde ya habían cortado la malla metálica.

La Policía informó que Ávila Maya estaba acompañado de Iván Talma Mardones, un detenido de nacionalidad chilena que está siendo procesado por una causa de narcotráfico y por otro interno de apellido Jiménez.

Avila Maya al parecer planeaba junto a ellos la fuga en medio de la pelea de Matthysse y Paquiao (sin prever tampoco que ésta duraría apenas un round).

El sábado 5 de marzo de 2016, Avila Maya había podido burlar a los carceleros de la Seccional Segunda, apilando siete sillas que le permitieron llegar al techo y saltar hacia la libertad. Permaneció prófugo más de un mes y tras hacerse de 200 mil pesos de la vivienda de un gitano, fue recapturado por la Brigada de Investigaciones en Mar del Plata.

Avila Maya, oriundo de San Martín, provincia de Mendoza, tiene 26 años y había sido trasladado de la Alcaidía a la Segunda en aquella oportunidad por mala conducta.

El hampón llegó a Comodoro Rivadavia de la mano de Mariela Martínez, quien fue absuelta en el juicio y con quien en 2014 había intentado burlar a la justicia escapando a Mendoza, viajando en un transporte de larga distancia con identidades falsas luego del asalto que terminó con el crimen de Blanco y con otro delincuente, Gustavo Martínez, gravemente herido.

En la alcaidía la rejilla de la ventana ya estaba cortada y el vidrio de la misma era inexistente. Si lograban salir, los reos ya estarían en el patio interno de la Alcaidía Policial en medio de la oscuridad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico