Barattini afirmó que solamente quiso herirlo

Brenda Barattini, la joven de Comodoro Rivadavia que se enfrenta un juicio en su contra por haber atacado a un amante con una tijera de podar, reconoció que premeditó la agresión aunque nunca tuvo intenciones de matar a la víctima. "Sí, pensé lastimarlo. Planifiqué lastimarlo. Quise herirlo, no más que eso", comentó.

La joven de 28 años brindó su testimonio durante la tarde del miércoles luego de que se cambiara la calificación de lesiones gravísimas a tentativa de homicidio y se confirme el reinicio del debate, que ahora se implementará mediante el sistema de juicio por jurados.

La arquitecta se enfrenta a los cargos en su contra, luego de que atacara con una tijera de podar a Sergio Aníbal Fernández. Durante la noche del 25 de noviembre de 2017 en su departamento del barrio Nueva Córdoba.

"Sí, pensé lastimarlo. Planifiqué lastimarlo. Quise herirlo, no más que eso", fueron las palabras directas que empleó Barattini en su declaración.

La mujer aseguró que Fernández la trataba a ella "como un trofeo", algo así como un objeto y que no hacía otra cosa que vulnerar su intimidad y dañar su integridad. "Vulneró mi intimidad, mi vida y mi carrera", completó.

A lo largo de los últimos dos años, la propia Barattini cambió varias veces su discurso sobre los motivos que la llevaron a cometer el ataque.

Pocos días después del incidente, la arquitecta había asegurado que el hombre la había violado antes y que ese fue el motivo de su respuesta violenta. Esa teoría se desestimó a los pocos días, lo que provocó el abandono de su abogado Carlos Nayi.

"Sí, dije que me había violado pero fue más para denigrarlo, porque yo me sentía humillada", afirmó el miércoles Barattini en el juicio.

Después de la acusación de violación frustrada, Barattini sostuvo que su intención primaria era sacarle el celular al hombre, ya que él había grabado escenas sexuales de ambos y las había distribuido entre sus amigos.

Durante su testimonio, afirmó que ambos tenían relaciones casuales y que fue idea de Fernández la de grabarse y fotografiarse mientras tenían sexo. La acusada declaró que en varias ocasiones ella lo llamó para verse y él le respondía que si no le mandaba una foto íntima por el celular, él no iba a ningún lado.

De hecho, aseguró que, minutos después del ataque, "este hombre cuidó más su teléfono celular que su propio miembro que estaba lastimado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico